Maras, Kaibiles y Zetas (Nota del 29-06-06)

Las maras como una nueva forma de insurgencia y los Kaibiles y Zetas como los fieles representantes de la contrainsurgencia, conforman el panorama violento centroamericano. (Aclaración; Primeras instancias teóricas y análiticas de una investigación que data de más de cuatro años)

Como emergentes de la pobreza y la marginalidad, las maras, conformaron una subcultura de corte “insurgente” que encontró su ancla en el poder y el terror.
A través de la variables violencia, buscaron y buscan tener todo aquello que no poseen como consecuencia; por un lado, de los antagonismos, y por el otro lado, por el doble efecto que la globalización ha tenido en las sociedades.
Todo aquello que los negocios, las finanzas, el comercio y la movida informática ha generado y que se considera como un proceso globalizador, ha ocasionado -según la línea de pensamiento del sociólogo Zygmunt Bauman- una ampliación en las libertades de algunos y un destino cruel e indeseado para el resto.
Individuos excluidos de la sociedad de consumo se unieron en una “lucha insurgente” contra el sistema y la marginalidad que éste les deparó.
Así, las individuos superados por las circunstancias y renegados de su condición, encontraron en la conformación de una pandilla un medio para superar los avatares de la vida.Implícitamente quisieron formar una comunidad, pero la misma fue, simplemente, un intento frustrado.
Ya que los mareros, tanto en el interior de la mara como en el exterior, se van devorando. No obstante, también se propagan, a través de la coptación de nuevas generaciones de maras.
Cabe destacar, que cuando se habla de “insurgencia” de maras, se lo hace con cuidado, puesto que las maras no se revelan sólo contra los gobiernos, también lo hacen contra el resto de la sociedad que no compone el llamado mundo de las maras y que por ende, no comparte ni sus usos y costumbres, ni el mismo proceso de construcción subjetiva.

Guatemala
Guatemala es uno de los países centroamericanos más afectados por la problemática de las maras. Además, claro está, de ser uno de los más violentos. Niños y mujeres se encuentran en la mira.Durante el año 2005, por ejemplo, fueron asesinados más de 500 niños. Según una nota llamada “Guatemala, el futuro comprometido por la violencia” publicada en el portal http://www.prensalatina.com.mx/ “la violencia en Guatemala rebasa cualquier estrato, edad y condición y afecta por igual a niños, adolescentes, mujeres y hombres”.
Norma Cruz, integrante de la Asociación de Mujeres y Familiares Sobrevivientes de la Violencia menciona tres elementos que marcan el incremento despiadado de la violencia en el país hacia los niños.
Como primer elemento, destacó la limpieza social. “Es muy común escuchar testimonios acerca de niños en bicicleta que de repente son apresados por individuos armados y al otro día son hallados muertos”.
El segundo elemento que tuvo en cuenta fueron los asesinatos cometidos por las maras. Asesinatos que se producen cuando niños y adolescentes se niegan a ser parte integrante de algún grupo.
El tercer elemento, dijo Cruz, son las extorsiones. “Hay muchos padres de familia, incluso madres solteras, que son amenazadas con matarles a sus hijos al salir de la escuela, si no le entregan cierta cantidad de dinero”. Aunque en este punto resta destacar que los mareros juegan un rol fundamental en el tema de las extorsiones. De hecho, diariamente, los trabajadores del transporte público son sometidos a los llamados acosos delictivos.
Un testimonio cuenta que “los delincuentes llegan a los predios y ya saben qué cantidad de unidades posee cada empresa y el recorrido de éstas, y conforme a ello, definen el monto de la extorsión”.
De acuerdo con el informe de 2004 Situación de la niñez en Guatemala, de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado (ODHAG), las fuentes hemerográficas registraron 108 muertes violentas de mujeres menores en 2002 y llegaron a 256 en 2004. La Policía Nacional Civil (PNC) reportó un total de 1.400 asesinatos de menores en sólo tres años a nivel nacional. El Organismo Judicial dio cuenta de 862 homicidios de menores en dos años sólo en el departamento de Guatemala. (http://www.amauta.inf.br/) La relación de las maras con el narcotráfico y los homicidios en el país es recurrente.
El centro de Estudios de Guatemala publica en el site http://www.adital.com.br/, un informe que estima que; del total de los homicidios que se suceden en la nación, el 97% de los mismos se encuentran irresueltos. Esto demuestra el fracaso de los mecanismos de seguridad impuestos; cierta complicidad de las autoridad con la delincuencia; y una incapacidad del Estado para realizar las pertinentes investigaciones criminales.

KAIBILES: Masacres en Guatemala
Las masacres en Guatemala tuvieron características particulares. Fueron parte de las operaciones contrainsurgentes, al mismo tiempo que se presentaron como un medio para aislar a la insurgencia de la población.
Por otro lado, las masacres también buscaron dejar a los guerrilleros sin fuentes de abastecimiento y reclutados. Ocurre, que en éstas masacres, muchos pobladores indefensos sufrieron las consecuencias de la lucha contrainsurgente. Entonces, en Guatemala, la violencia de las maras no es la única.
Pues existen los Kaibiles que se presentan como contrainsurgentes ante la “insurgencia” de las maras y de otros grupos conflictivos. A pesar que ellos también son conflictivos, puesto que su forma de presentación, coincide con la de las maras y es el uso indiscriminado de la violencia.
Insurgencia/Guerra de guerrillas.
Tras la II Guerra Mundial, el término ‘guerrilla’ ha ampliado su significado hasta incluir las tácticas guerrilleras de cualquier insurgencia, rebelión o revuelta contra un gobierno establecido. (Encarta 2005)
Los grupos insurgentes conocidos como guerrillas -y a los que las maras podrían irse asemejando paulatinamente, debido a la evolución que están teniendo en sus modos estéticos y de operación- llevan adelante tácticas y estrategias completamente distintas a las de los ejércitos regulares debidamente conformados.
No disponen de una cantidad suficiente de hombres y tampoco de armamento adecuado para enfrentar a los ejércitos latinoamericanos formados en su mayoría, en los Estados Unidos.
Por lo tanto, las guerrillas siempre evitarán el enfrentamiento en campo abierto porque hasta carecen de la supervivencia que fueron adquiriendo los soldados adiestrados bajo técnicas de aprendizaje rigurosas.
Los guerrillero prefieren operar en terrenos tales como bosques, montañas o junglas, y suelen depender del apoyo de los lugareños, no sólo para conseguir reclutas, sino también alimentos, abrigo e información. Las tácticas de las guerrillas se basan en el hostigamiento constante.
Su movilidad es una de sus características principales. Tal es así, que su fácil dispersión en pequeños grupos y su habilidad para desaparecer entre la población civil, las vuelve difíciles de ser neutralizadas.
Finalmente, entre algunos de los ejemplos más conocidos de la guerra de guerrillas en Latinoamérica son las de Nicaragua por los sandinistas (hasta 1979); la contra nicaragüense (desde 1979 hasta 1990; y realizada en México desde 1994 por grupos zapatistas.

Contrainsurgencia y Kaibiles
Los Kaibiles fueron creados durante la década del ‘70, entrenados por Estados Unidos.
Son las fuerzas especiales de contrainsurgencia de Guatemala, entrenadas para matar con la jactancia que lo otorgan a la violencia y sobrevivir en las condiciones más extremas.
Se caracterizan, entre otras cosas, por su resistencia, adaptación y crueldad. Se encuentran mentalmente preparados para soportar situaciones climáticas extremas y cuentan con un entrenamiento especial para resistir la tortura. Uno de los actos bárbaros cometidos por éstas fuerzas especiales, es la ingesta del corazón crudo de niños o animales.
Todas estas características, hace que países de distintos continentes, envíen a sus soldados a entrenarse con los Kaibiles. Porque en la escuela Kaibil, más conocida como “el infierno” sólo admite a 34 oficiales y un número cercano a esa cifra de soldados al año. Pero solamente llega a graduarse, el 30% de los mismos.
Recordemos que los mismos protagonizaron una gran cantidad de sangrientos incidentes durante los 36 años de una guerra civil que devastó a Guatemala.
Su lema se sintetiza así: “Si avanzo sígueme. Si me detengo aprémiame. Si retrocedo ¡Mátame!”
Maras en México
La mara salvatrucha, es la mara más conocida y peligrosa dentro del mundo de las maras. Operan en distintos países del mundo y se encuentra integrada por todos salvadoreños, o bien, por miembros de otros países. Aunque siempre, su líder es oriundo de El Salvador.
El problema de las maras en México se agudiza a diario. Tanto es así, que el incremento de células mareras es absolutamente notorio.
Hay cinco mil maras en el país que han conformado doscientas células.
La MS 13 opera en distintos puntos de México, concentrándose, fundamentalmente, en el Estado de Chiapas.En cuanto a la relación con el narcotráfico, no es nueva. La integración se agudizó.
La relación de las maras con el mismo, es claramente una obviedad. Sin embargo, es dable aclarar, que los mareros son simplemente funcionales al narcotráfico. Por sí solas, las maras, no tienen un poder específico en ese terreno. Son una herramienta de los narcotraficantes para llevar adelante una venta por menor; para transportar la droga; etc. Es decir, son utilizadas por el narco en tareas mínimas pero comprometedoras.
A todo esto, debe sumársele que, hoy por hoy, las maras están siendo vinculados como posibles operadores de los carteles del narcotráfico, operando como sicarios, ya que no se desecha la posibilidad de que integrantes de maras sean los responsables del secuestro y decapitación de tres policías y un civil en Tijuana (Baja California)
Los problemas de seguridad que azotan a México, a países centroamericanos y también de Latinoamérica, hacen que el problema de las maras se complique cada vez más. Y eso permite afianzar el posicionamiento de las mismas; la asociación con el tráfico de personas y drogas; la corrupción de la policía y cuerpos de seguridad mediante la falta o escaso control de las fronteras.

Los Zetas
Así como en México hay maras, también hay Zetas. Son ex militares de elite reclutados a fines de los años ‘90 por el Cartel del Golfo. Suelen vestir de negro y portan armas de grueso calibre.
Conforman un grupo criminal de sicarios, del tipo Kaibil.Especiales y peligrosos, a diferencia de las maras, no surgieron en las calles.
Pero el común denominador con éstas y los Kaibiles es su carta de presentación, la violencia. Realizan trabajos encomendados como ser; protección y extorsión; ejecución de personas; custodia y traslado de drogas; operaciones de seguridad para sus miembros. Además, sus despliegues por mar y tierra son asombrosamente rápidos.
Lo mismo su inteligencia en la confección de emboscadas y organización de patrullas. Nunca disparan de cerca y lo hacen varias veces, aunque pueden asesinar a su blanco de un solo disparo.

Entradas populares