La vía de la contención


En el marco de una seguridad saqueada a nivel nacional en el centro del país se debate la guerra narco por dominio.

Entre medidas parche y medidas concretas. se encuentra el caso de Córdoba.


Del inicio a la consagración del narcotráfico

El narcotráfico en Argentina no es una ilusión óptica ni una circunstancia de paso. Es, por el contrario, una realidad que nos atravesó como país cuyo proceso data de mediados de los años ’70 y se acomoda, casi con jactancia y velozmente, a partir del año 2000 hasta la fecha.

Durante ese proceso el flagelo se forjó desde el color local así como también desde la importación de células internacionales. De México y Colombia a nivel nacional y más enquistadas, de Perú y Paraguay, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Un proceso agudo cuyo ritmo marcó el traspaso de un tejido social quebrado a un tejido perforado producto de una descomposición y degradación de todas las esferas de la vida. En especial educación y trabajo.

En este contexto y con la consagración del narcotráfico en el año 2014 así como con la consolidación de sus diversos brazos en lo que va del 2015 el país atravesado se dividió en acción, omisión e impericias.

Es decir que sin una bajada concreta a nivel nacional cada provincia optó por actuar o no sobre lo que es el Menudeo. Ese micro mercado que se subestima pero que es la incursión primaria para poder tomar al mercado desde lo macro. Un mercado, el micro en especial, que se vale de lo que es la antesala de la droga como delito que es la droga como enfermedad.

Porque cuando el Menudeo escalona a Narcotráfico la génesis ya es el dinero. Su lavado. La ampliación hacia otras vertientes del Crimen Organizado. 

Se trata de una ecuación directamente proporcional: “Sin Menudeo no hay Narcotráfico y sin Narcotráfico no hay Menudeo”.

Avanzar sobre el Narco Menudeo

El cuento legal del flagelo como delito federal le sirvió a muchos para la pachorra. Para desligarse de la responsabilidad de salvaguardar a sus provincias del Narco Menudeo sin siquiera atender el tema de la prevención. Entendida esta como seguridad.

Córdoba inició el camino de adhesión a la Ley Nacional 23.737, art. 34  que prevé que las distintas provincias y CABA puedan trabajar sobre el Menudeo. Así es que se crea al respecto la Ley Provincial 10.067. (CBA)

Salta, Buenos Aires y Chaco siguen la misma línea de adhesión. 

Consiste, a grandes rasgos, en la desfederalización parcial del delito de narcotráfico. Esto significa que dichas provincias, con sus diferencias operativas, están habilitadas para avanzar sobre el Menudeo. Algo que implica, cuando se trabaja sin connivencias, un recorte del mercado interno así como de los recursos humanos armados que buscan dominar los territorios provinciales en una guerra que se desata, fundamentalmente, en la parte central de nuestro país.

Sin embargo la provincia de Córdoba es la que reconoció -a través de su gobernador José Manuel de la Sota- acabadamente la problemática a nivel nacional sin auto excluir a la provincia de una realidad que si se niega se profundiza. Y si se la trata con parches se la eleva.


Por eso desde la Provincia primó la decisión política. Llevar a la práctica medidas concretas desprendidas de un trabajo de campo, mapas y diagnóstico.

En un contexto desfavorable geográficamente no sólo por estar en el centro del país que es donde se libera -como ya se explicó- la guerra entre bandas sino también por estar rodeada de territorios inactivos o pasivos en la lucha contra la inseguridad Córdoba reconoce la conflictividad interna sin recurrir a los parches y se crea la FPA (Fuerza Policial Anti Narcotráfico). 

Así es como el Gobernador, consciente de la situación que estalló en el año 2013 con el escándalo en drogas peligrosas, desplegó las cartas de una necesaria contención para que el flagelo no arrasara la provincia. Para que la calma no esté "garantizada" por el narco cuando no disputa mercado sino por las Fuerzas de Seguridad


FPA: La primera en Argentina

La Fuerza Policial Anti Narcotráfico armada tiene entre otras cosas la particularidad de ser dependiente del Poder Judicial. Una fuerza de élite conformada por más de 200 efectivos con una organización interna táctica y estratégica. Con un desafío específico que cosiste en avanzar, limitar y contener al Narco Menudeo para recortarle al Narcotráfico el mercado interior así como también sus diversas herramientas operativas dentro de las bandas de narcotraficantes.

Se trata de una policía entrenada y capacitada en logística. Con valores éticos y morales. Con formación nacional e internacional para encarar las situaciones de riesgo y peligrosidad que el Menudeo implica.

La FPA registra hasta el momento un 99 % de efectividad en los procedimientos así como también, de acuerdo a la información, una efectiva prisión sobre todas las personas detenidas. 

En los pocos meses que lleva en funcionamiento, la FPA, tiene realizados más de 190 allanamientos de acuerdo a la información. Se secuestraron, de acuerdo a informantes claves, armas y dinero. La cocaína es el grueso de la droga incautada y le sigue la marihuana que son las dos sustancias más comercializadas en la provincia. 

Porque en Córdoba, al igual que en Santa Fe, el Paco prácticamente no ha tenido entrada. Con la diferencia que la ausencia de Paco no fue utilizada para el adoctrinamiento de niños soldados para custodiar búnkers que son estructuras que tampoco existen en la provincia. 

Lo que sí existen son puntos de venta de droga y los llamados “Teros” que son los encargados de avisar sobre una presencia sospechosa que viene por disputa así como también para menudear. También se encargan de avisar sobre la presencia de las Fuerzas de Seguridad. En especial de la FPA que es la fuerza que ingresa, a veces a pie, a terrenos en los cuales no se puede avanzar con móviles por la geografía del lugar. (Villa El Nylon es uno de esos terrenos)

Los "Teros" no tienen -a pesar de la desinformación que circula en algunos medios de comunicación- nada que ver con los niños soldados. Eso se debe a que no tienen el adoctrinamiento físico, mental y entrenamiento criminal del tipo sicariato que tienen tales niños. Y no lo tienen, precisamente, porque en Córdoba no existe la dinámica del Búnker como tampoco existe en Buenos Aires.
Esa dinámica es propia de Santa Fe.
El resto de las provincias tienen puntos de venta de droga.


Cierre parcial

Buenos Aires y Santa Fe encabezan el PBI narco delictivo a nivel nacional. Ambas provincias se encuentran en condiciones complicadas entre otras cosas porque tienen ciudades puerto. 

Recordamos que entre el 75 y el 80 % del mercado grueso del narcotráfico pasa por tierra en nuestro país. El resto se reparte entre lo fluvial y lo aéreo que no es menor. De hecho, la vía fluvial es la conexión que Argentina tiene con Europa y África.  

Luego sigue la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la Provincia de Mendoza.

Córdoba, desde la puesta en marcha reciente pero efectiva de la nueva fuerza, bajó al quinto puesto de acuerdo al cruce de variables en el centro del país que es donde se mide dicho PBI. Esa disminución se debe a que logró ser impermeable al intento de penetración de la Banda de "Los Monos" por el trabajo realizado en fronteras de acceso y porque los primeros avances sobre el menudeo impidieron la mutación de algunas pandillas bien articuladas a maras locales. Es decir que hubo una desarticulación que requirió de tiempos que fueron más allá de las órdenes de los jueces. Se necesitó, claramente, de investigaciones previas que hicieron a la idoneidad del trabajo para que el mismo sea serio y no un simulacro que solo desplace violencia.


Córdoba no es una provincia blindada pero sí está teniendo una política proteccionista para la penetración delictiva externa y la licuación criminal interna. Tiene sus puntos neurálgicos. Y la creación de la Fuerza Policial Anti Narcotráfico constata el mapa y el diagnóstico para abordarlo y transformarlo.

En algunos barrios como Bella Vista y 9 de Julio pueden verse juntas vinculadas al Menudeo y también a la comisión de otros delitos. Y es allí, justamente, donde la FPA comienza avanzar en presencia, controles y procedimientos que ya tienen resultados positivos para que las familias y en especial, los niños, no sean más rehenes de las bandas que quieren "gobernar" los espacios.

La presencia de la ley. Pero de una ley que no amedrenta sino que representa, de acuerdo a la observación directa, la seguridad. Porque la FPA tiene lo que tiene que tener una policía: Valores éticos y morales. Se encuentra depurada de abusos y no por eso es blanda. 


Una fuerza sin palos ni jactancia de uniforme porque no busca demonizar al consumidor que padece la droga como enfermedad a pesar de ser parte, por comprador, de un circuito voraz. 

Es una fuerza que va más allá con las lógicas limitaciones que tiene el menudeo. Una fuerza que conforme a testimonios recogidos es muchas veces aplaudida cuando llega a un Barrio Ciudad como ser Juan Plablo II, Villa Retiro o Los Cuartetos, por poner algunos ejemplos. Otros, obviamente, no aplauden. Porque el narco está entre ellos. Enquistado en algunos barrios. Y la Fuerza Policial Anti Narcotráfico así como para algunos representa seguridad para otros una amenaza.

Continuará



Entradas populares