Mapas del delito. Provincia de Buenos Aires. Aparte Conurbano Bonaerense y CABA. Actualizados.

31 de octubre de 2015

Hacer clic en todas las imágenes para poder ampliarlas. 
EL DESAFÍO DE LA GOBERNADORA ELECTA MARÍA EUGENIA VIDAL EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES Y EN ESPECIAL EN EL CONURBANO BONAERENSE.














Entrevista para Radio Continental Córdoba.



En Juan Al Medio, nos comunicamos con la Lic. Laura Etcharren, socióloga especialista en la investigación de pandillas y narcotráfico.
“En 2015 se consolidaron los brazos armados del narcotráfico en el país. 
El 90 % de la cocaína entra a través de Salta. Son pocas las provincias que tomaron una medida acorde a la situación, una de ellas es Córdoba”, dijo la especialista, en diálogo con Juan Turello.
Escuchá la nota completa: http://continentalcordoba.fm/el-90-de-la-cocaina-del-pais-ingresa-a-traves-de-salta-aseguro-la-lic-laura-etcharren/ 

Entrevista para Cadena 3: Córdoba, la única provincia con Policía Antinarcóticos


28/10/2015 | 11:47 | La socióloga Laura Etcharren valoró que la provincia tenga un cuerpo de élite armado dependiente del Poder Judicial para combatir el narcotráfico. Indicó que el 90% de la cocaína llega desde Bolivia.



La socióloga Laura Etcharren, autora del libro "Esperando las Maras", destacó el desempeño de la Policía Antinarcóticos de Córdoba, recientemente creada por el gobierno de José Manuel de la Sota y que depende del Poder Judicial.

“El grueso del narcotráfico en Argentina (entre el 75% y el 80%) va por vía terrestre, el resto va por vía aérea y fluvial; (…) además, el 90% de la cocaína entra a través de Bolivia, tiene distintos puntos de ingreso como Salvador Mazza y Orán; y el Bermejo hoy se presenta como un río clave y de ahí la necesidad de construir un terraplén”, explicó la especialista a Cadena 3.

Indicó, por otra parte, que “de cada 50 mil dólares que deja cada kilo de cocaína colocado en Europa, sólo 3.500 quedan en manos de los productores bolivianos, y 46.500 se reparten en un complejo circuito de postas que tiene el territorio argentino”.

“Estamos hablando de un mercado muy grueso, todo este dinero que ingresa de un mercado informal pasa a un mercado formal a través del lavado de dinero: hotelería, juego, fútbol y demás”, subrayó.

Etcharren señaló que el proceso del narcotráfico en Argentina viene desde los años 70. “En los 90, con la convertibilidad, el acceso a las drogas duras se volvió más factible y desde Centro América se empieza a hacer un testeo de cuáles eran los países de Latinoamérica más permeables a la penetración del narcotráfico, ya sea para expandir la guerra narco o para comenzar a copar territorio; y Argentina, dentro del triángulo embrionario sur (que integran también Uruguay y Chile), resultaba la más permeable sin ningún tipo de plan de prevención”, relató.

“En el año 2000 con la crisis socio económica y política hubo un fuerte quiebre del tejido social, que se va agudizando a través de la década. En el 2008 se generó un punto de inflexión que tuvo que ver con la efedrina, el triple crimen de General Rodríguez, y la necesidad de crear un mercado interno por parte de las bandas de narcotraficantes locales”, detalló.

Etcharren dijo que se creó un mercado interno de drogas sintéticas no dependientes del mercado internacional e incluso trascendiera las drogas sintéticas provenientes de los residuos de la cocaína. “A partir del 2010 el proceso es acelerado, el 2014 es el año de consagración del narcotráfico y el 2015 el de la consolidación de sus distintos brazos armados”, completó

Destacó que sólo cuatro provincias (Salta, Buenos Aires, Córdoba y Chaco) adhirieron a la ley nacional 23.737, que permite que todas las provincias incluida la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se sumen a la lucha contra el menudeo.

“La única provincia que tomó una medida concreta es Córdoba, reconoce el problema y crea una fuerza policial antionarcóticos”, subrayó, al tiempo que describió que “este modelo de policía, con un cuerpo de élite armado, que depende del Poder Judicial, finamente calculado en estrategia y prevención, no es una policía improvisada”.

“Esa policía de Córdoba es la que se tendría que nacionalizar y todas las provincias deberían adherir la lucha contra el menudeo; (…) la fuerza policial antinarcóticos de Córdoba sienta precedente, es la primera en el país, es una policía que surge de un estado caótico como fue el narcoescándalo y se convierte en resiliente porque de un caso tan complejo del año 2013 surge una medida concreta”, apuntó.

Además, sostuvo que “no es una policía local, tampoco tiene que ver con la Policía de la Provincia de Córdoba, tiene una dependencia del Poder Judicial con lo que todo se acelera mucho más, tiene un gran manejo del territorio, y una base moral y de valores”.

La Mesa de Café.

ESCUCHAR LA ENTREVISTA AQUÍ: http://www.cadena3.com/contenido/2015/10/28/Cordoba-la-unica-provincia-con--Policia-Antinarcoticos-153680.asp

Desde Infobae damos la respuesta: ¿Va la Argentina camino a convertirse en un narcoestado?

A fuerza de sangre, denuncias y decomisos, el tráfico de drogas y la violencia que rodea a ese mercado ilegal gana lugar entre las preocupaciones de los argentinos. Año a año se incrementan el número de delitos relacionados con el flagelo de la droga y cada vez son más los sectores que reclaman una respuesta para atacar el problema.
El crecimiento del narcotráfico ha llevado a muchos a plantear que la Argentina ya puede considerarse unnarcoestado a las maneras que se han registrado en México y en la Colombia de Pablo Escobar. El concepto implica una penetración en todos los niveles de la arquitectura estatal.
En base a ese planteo, la especialista Laura Etcharren trazó un panorama del avance narco en el país. Explicó que las primeras señales de alarma se encendieron en la década del 80, pero fue en los 90 cuando la Argentina se volvió foco de interés de las mafias que rigen el negocio. "Los cárteles veían que dentro de lo que era el triángulo sur, con Chile y Uruguay, Argentina era la más permeable, sin un plan contra la inseguridad y el narcotráfico", observó.
Para la experta, el triple crimen que ocurrió en General Rodríguez en 2008 marcó un punto de inflexión. A su entender, el caso dejó al descubierto "la necesidad de las bandas locales de forjar un mercado interno de drogas sintéticas no dependiente del mercado internacional".
Lo que siguió no hizo más que agravar la situación. "Crece vorazmente la narcocriminalidad y en 2014 se consolida", dijo Etcharren. "En lo que va de 2015, las distintas vertientes del crimen organizado y fundamentalmente sus brazos armados del narcotráfico se consolidan también de una manera muy fuerte en los aspectos intelectuales y económicos", añadió.
Con todo, la socióloga concluye que la Argentina no es todavía un narcoestado. "Tendríamos que tener un Chapo Guzmán que no tenemos, un cartel de droga, que tampoco tenemos, sino bandas de narcotraficantes, y que todas las estructuras de poder estén contaminadas por el narcotráfico, que aún no es así. En los próximos cuatro años el gran desafío es prevenir el narcoestado, prevenirlo o forjarlo a través de la impericia o la desidia", indicó.

VER TODO EL INFORME A TRAVÉS DEL SIGUIENTE LINK: http://www.infobae.com/2015/10/23/1764258-va-la-argentina-camino-convertirse-un-narcoestado 

Entrevista INFOBAE: Laura Etcharren: "Hay que trabajar para que Argentina no se convierta en un narcoestado"

"Sea quien sea, el próximo presidente tiene el desafío de pactar con el narcotráfico o trabajar en una política para contener el avance y luego erradicarlo", dijo de manera categórica Etcharren. Y agregó: "en cuatro años no se lo va a poder erradicar, pero sí pueden tomarse las medidas para evitar que crezca". "Con decisión política y una fuerza especial, sin medidas parches, se podrán hacer importantes avances", sostuvo.
— Una de las características distintivas de esta campaña es que habla mucho sobre el narcotráfico. Por empezar, ¿es bueno o es malo que se hable tanto?
— No es ni bueno, ni malo. El problema está entre los que maximizan el flagelo y los que lo minimizan, que son dos actitudes que terminan siendo funcional al mercado. Si se habla desde la teoría del escritorio o del celular, es una cosa. Si se hace desde el campo de investigación, desde la empiria, de ver realmente qué es lo que está pasando, tanto en el narcotráfico como en el micromercado, en el menudeo, es otra.
— Ahora, por ejemplo, yo veo que en México no se habla en los medios del narcotráfico, por lo tanto, me parece que es bueno hablar, porque lo que se habla, no se actúa, como dicen los psicoanalistas.
— Bueno, lo que pasa es que en México la situación es mucho más grave, porque hay un narcoestado. En Argentina aún no se dio un narcoestado, a pesar de que existe una gran patología, un enorme problema. Pero no es lo mismo. Veo que se quiere construir un Chapo Guzmán propio o un Pablo Escobar propio. Nosotros hemos pasado por todo el proceso de narcotráfico, tenemos el punto de consagración del narcotráfico en el año 2014, somos un país atravesado por el narcotráfico, pero para ser un narcoestado, tendríamos que tener un Chapo Guzmán que no tenemos, un cartel de droga, que tampoco tenemos, sino bandas de narcotraficantes, y que todas las estructuras de poder estén contaminadas por el narcotráfico, que aún no es así. En los próximos cuatro años el gran desafío es prevenir el narcoestado, prevenirlo o forjarlo a través de la impericia o la desidia.
— Es muy importante lo que estás diciendo, porque facilita la comprensión y también la caracterización del problema. Veamos los temas que aparecer en el debate, como la propuesta de combatir el narcotráfico con el Ejército, ¿es posible?
— Es una propuesta que está pensada por Sergio Massa, con la idea de dar una posibilidad ampliada o integral para incorporar a las Fuerzas Armadas. En los primeros cuatro años lo que hay que hacer es avanzar contra el narcotráfico, para contenerlo, para que no se siga forjando, y para que no nos sigan penetrando. Es una vía interesante, sobre todo, llevar las Fuerzas Armadas a la frontera, un complemento de la gendarmería, adonde tienen que volver los gendarmes, y sacarlos de los lugares del interior del país. Ahora, Fuerzas Armadas en la lucha interna lo plantearía en un plan de más tiempo, dos años tal vez, dentro de una mirada más amplia. Serían como un escudo proteccionista en la defensa, ya en seguridad. En realidad, yo lo que haría es plantear la nacionalización de la fuerza policial contra el narcotráfico, que la inaugura la provincia de Córdoba, un cuerpo de élite armado y entrenado en lo que tiene que ver con la logística y la estrategia, que depende exclusivamente del Poder Judicial, con lo cual se aceleran muchísimo más los tiempos. Es para luchar contra el narcomenudeo.
— Vos sos muy crítica con los gobiernos que no combaten el narcomenudeo, ¿por qué?
— Porque sin menudeo no hay narcotráfico, y sin narcotráfico no hay menudo, vas de lo micro a la macro. Es verdad que se trata de un delito federal, pero la ley te permite hacer ese trabajo micro. Solo lo están haciendo hasta ahora Córdoba y Buenos Aires, pero en este último caso lo están haciendo con policías locales que no están preparadas para trabajar contra el menudeo, tienen capacitaciones de apenas seis meses.
— ¿A qué llamamos menudeo?
— Lo que está en villas, en un local comercial, al que hay que combatir con una fuerza especial. A veces pasa que a más policía, más narcotráfico.
— Por ejemplo, Ciudad de Buenos Aires y Santa Fe se adhierieron a la lucha contra el menudeo.
— No, y en CABA hay 650/675 o más puntos de ventas de droga, en Rosario, solamente hay 400/415 bunkers, que es una dinámica diferente al punto de venta de droga, que puede ser una verdulería, una casa. El bunker es una casita de material con una ventanita, con un niño soldado que vende la droga, que tiene un soldado enfrente y otro soldado en el contrafrente de custodia, y arriba otro niño soldado que está verificando si viene alguna otra banda o fuerzas de seguridad.
— ¿Qué diferencias hay entre una banda de narcotraficantes y un cartel?
— La primera es que los carteles son un fenómeno socio cultural, que ven al capo del cartel de la droga como un gran benefactor, alguien que les provee de algo que el Estado no les da, y el narcotraficante se los resuelve a través de ciertas regalías que en el largo plazo termina con costos altísimos, incluida la entrega de los propios hijos.
— Hablemos del caso de Aníbal Fernández, que tuvo muchas responsabilidades en áreas vinculadas con la lucha del narcotráfico, en tiempos en que creció notablemente el problema. ¿Cuál es su responsabilidad?
— En los últimos doce años el narcotráfico creció notablemente, sobre todo desde 2010 hasta la fecha, pero reducir el tema del narcotráfico a Aníbal Fernández es caer en un lugar común. Creo que tiene que ver con la necesidad de querer construir un Pablo Escobar propio. Yo creo que hay otras cabezas vinculadas, que trascienden a Aníbal Fernández. Creo que hay una demonización, no digo que no tenga nada que ver, pero creo que reducirlo en él, "vota por tus hijos, o votá droga", me parece que termina siendo funcional al narcotráfico. No hay que maximizar, no hay que minimizar, no hay que agarrarse de los grandes mitos urbanos que existen, y muchos. No vamos a decir que es una persona impecable o intachable, porque forma parte de un gobierno donde el narcotráfico creció vertiginosamente, pero me parece que podemos caer en grandes reduccionismos.
— Justamente, lo que se dice es que cuando entra el narcotráfico a un país, después ya no lo podés sacar, ¿esto es así?
— No lo podés sacar cuando te convertís en un narcoestado. Es el gran desafío del próximo presidente. Pactar con el narcotráfico es forjar ese narcoestado. No pactar va a generar una política de avance contra el narcotráfico, con cualquier modalidad que decida el que salga electo, con las Fuerzas Armadas, con una fuerza especial, para prevenir. Es muy importante la honestidad intelectual. En los próximos cuatro años al flagelo no lo vas a erradicar, pero sí lo vas a contener, y después continuar la lucha hasta sacarlo de tus fronteras.
— ¿Y por qué creés que estos años no se hizo nada?
— Porque no había interés, porque es un mercado que trajo mucho dinero, porque a partir de 2008 con el tema de la efedrina se abrió un mercado interno sumamente interesante vinculado a las drogas sintéticas, algunas vinculadas a los residuos de la cocaína, pero otras no tienen nada que ver con la cocaína. Pero lo central es que no hubo una bajada nacinal, ni tampoco una reacción provincial de avanzar con el menudeo, acorde a la gravedad del problema. Claro que si trabajás con el menudeo y en la provincia de al lado no, las cosas se te van a hacer más difíciles, pero es un comienzo que contiene el crecimiento y facilita la prevención.
— Ojalá que el próximo presidente lo tome como asunto central en su agenda, para evitar la instalación del narcoestado.
— Sólo se necesita la decisión política y la idoneidad de crear una fuerza policial antinarcotráfico específica y no medidas parche.
PARA ESCUCHAR LA ENTREVISTA COMPLETA PINCHAR EL SIGUIENTE ENLACE: http://www.infobae.com/2015/10/19/1763493-laura-etcharren-hay-que-trabajar-que-argentina-no-se-convierta-un-narcoestado 

La vía de la contención

11 de octubre de 2015


En el marco de una seguridad saqueada a nivel nacional en el centro del país se debate la guerra narco por dominio.

Entre medidas parche y medidas concretas. se encuentra el caso de Córdoba.


Del inicio a la consagración del narcotráfico

El narcotráfico en Argentina no es una ilusión óptica ni una circunstancia de paso. Es, por el contrario, una realidad que nos atravesó como país cuyo proceso data de mediados de los años ’70 y se acomoda, casi con jactancia y velozmente, a partir del año 2000 hasta la fecha.

Durante ese proceso el flagelo se forjó desde el color local así como también desde la importación de células internacionales. De México y Colombia a nivel nacional y más enquistadas, de Perú y Paraguay, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Un proceso agudo cuyo ritmo marcó el traspaso de un tejido social quebrado a un tejido perforado producto de una descomposición y degradación de todas las esferas de la vida. En especial educación y trabajo.

En este contexto y con la consagración del narcotráfico en el año 2014 así como con la consolidación de sus diversos brazos en lo que va del 2015 el país atravesado se dividió en acción, omisión e impericias.

Es decir que sin una bajada concreta a nivel nacional cada provincia optó por actuar o no sobre lo que es el Menudeo. Ese micro mercado que se subestima pero que es la incursión primaria para poder tomar al mercado desde lo macro. Un mercado, el micro en especial, que se vale de lo que es la antesala de la droga como delito que es la droga como enfermedad.

Porque cuando el Menudeo escalona a Narcotráfico la génesis ya es el dinero. Su lavado. La ampliación hacia otras vertientes del Crimen Organizado. 

Se trata de una ecuación directamente proporcional: “Sin Menudeo no hay Narcotráfico y sin Narcotráfico no hay Menudeo”.

Avanzar sobre el Narco Menudeo

El cuento legal del flagelo como delito federal le sirvió a muchos para la pachorra. Para desligarse de la responsabilidad de salvaguardar a sus provincias del Narco Menudeo sin siquiera atender el tema de la prevención. Entendida esta como seguridad.

Córdoba inició el camino de adhesión a la Ley Nacional 23.737, art. 34  que prevé que las distintas provincias y CABA puedan trabajar sobre el Menudeo. Así es que se crea al respecto la Ley Provincial 10.067. (CBA)

Salta, Buenos Aires y Chaco siguen la misma línea de adhesión. 

Consiste, a grandes rasgos, en la desfederalización parcial del delito de narcotráfico. Esto significa que dichas provincias, con sus diferencias operativas, están habilitadas para avanzar sobre el Menudeo. Algo que implica, cuando se trabaja sin connivencias, un recorte del mercado interno así como de los recursos humanos armados que buscan dominar los territorios provinciales en una guerra que se desata, fundamentalmente, en la parte central de nuestro país.

Sin embargo la provincia de Córdoba es la que reconoció -a través de su gobernador José Manuel de la Sota- acabadamente la problemática a nivel nacional sin auto excluir a la provincia de una realidad que si se niega se profundiza. Y si se la trata con parches se la eleva.


Por eso desde la Provincia primó la decisión política. Llevar a la práctica medidas concretas desprendidas de un trabajo de campo, mapas y diagnóstico.

En un contexto desfavorable geográficamente no sólo por estar en el centro del país que es donde se libera -como ya se explicó- la guerra entre bandas sino también por estar rodeada de territorios inactivos o pasivos en la lucha contra la inseguridad Córdoba reconoce la conflictividad interna sin recurrir a los parches y se crea la FPA (Fuerza Policial Anti Narcotráfico). 

Así es como el Gobernador, consciente de la situación que estalló en el año 2013 con el escándalo en drogas peligrosas, desplegó las cartas de una necesaria contención para que el flagelo no arrasara la provincia. Para que la calma no esté "garantizada" por el narco cuando no disputa mercado sino por las Fuerzas de Seguridad


FPA: La primera en Argentina

La Fuerza Policial Anti Narcotráfico armada tiene entre otras cosas la particularidad de ser dependiente del Poder Judicial. Una fuerza de élite conformada por más de 200 efectivos con una organización interna táctica y estratégica. Con un desafío específico que cosiste en avanzar, limitar y contener al Narco Menudeo para recortarle al Narcotráfico el mercado interior así como también sus diversas herramientas operativas dentro de las bandas de narcotraficantes.

Se trata de una policía entrenada y capacitada en logística. Con valores éticos y morales. Con formación nacional e internacional para encarar las situaciones de riesgo y peligrosidad que el Menudeo implica.

La FPA registra hasta el momento un 99 % de efectividad en los procedimientos así como también, de acuerdo a la información, una efectiva prisión sobre todas las personas detenidas. 

En los pocos meses que lleva en funcionamiento, la FPA, tiene realizados más de 190 allanamientos de acuerdo a la información. Se secuestraron, de acuerdo a informantes claves, armas y dinero. La cocaína es el grueso de la droga incautada y le sigue la marihuana que son las dos sustancias más comercializadas en la provincia. 

Porque en Córdoba, al igual que en Santa Fe, el Paco prácticamente no ha tenido entrada. Con la diferencia que la ausencia de Paco no fue utilizada para el adoctrinamiento de niños soldados para custodiar búnkers que son estructuras que tampoco existen en la provincia. 

Lo que sí existen son puntos de venta de droga y los llamados “Teros” que son los encargados de avisar sobre una presencia sospechosa que viene por disputa así como también para menudear. También se encargan de avisar sobre la presencia de las Fuerzas de Seguridad. En especial de la FPA que es la fuerza que ingresa, a veces a pie, a terrenos en los cuales no se puede avanzar con móviles por la geografía del lugar. (Villa El Nylon es uno de esos terrenos)

Los "Teros" no tienen -a pesar de la desinformación que circula en algunos medios de comunicación- nada que ver con los niños soldados. Eso se debe a que no tienen el adoctrinamiento físico, mental y entrenamiento criminal del tipo sicariato que tienen tales niños. Y no lo tienen, precisamente, porque en Córdoba no existe la dinámica del Búnker como tampoco existe en Buenos Aires.
Esa dinámica es propia de Santa Fe.
El resto de las provincias tienen puntos de venta de droga.


Cierre parcial

Buenos Aires y Santa Fe encabezan el PBI narco delictivo a nivel nacional. Ambas provincias se encuentran en condiciones complicadas entre otras cosas porque tienen ciudades puerto. 

Recordamos que entre el 75 y el 80 % del mercado grueso del narcotráfico pasa por tierra en nuestro país. El resto se reparte entre lo fluvial y lo aéreo que no es menor. De hecho, la vía fluvial es la conexión que Argentina tiene con Europa y África.  

Luego sigue la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la Provincia de Mendoza.

Córdoba, desde la puesta en marcha reciente pero efectiva de la nueva fuerza, bajó al quinto puesto de acuerdo al cruce de variables en el centro del país que es donde se mide dicho PBI. Esa disminución se debe a que logró ser impermeable al intento de penetración de la Banda de "Los Monos" por el trabajo realizado en fronteras de acceso y porque los primeros avances sobre el menudeo impidieron la mutación de algunas pandillas bien articuladas a maras locales. Es decir que hubo una desarticulación que requirió de tiempos que fueron más allá de las órdenes de los jueces. Se necesitó, claramente, de investigaciones previas que hicieron a la idoneidad del trabajo para que el mismo sea serio y no un simulacro que solo desplace violencia.


Córdoba no es una provincia blindada pero sí está teniendo una política proteccionista para la penetración delictiva externa y la licuación criminal interna. Tiene sus puntos neurálgicos. Y la creación de la Fuerza Policial Anti Narcotráfico constata el mapa y el diagnóstico para abordarlo y transformarlo.

En algunos barrios como Bella Vista y 9 de Julio pueden verse juntas vinculadas al Menudeo y también a la comisión de otros delitos. Y es allí, justamente, donde la FPA comienza avanzar en presencia, controles y procedimientos que ya tienen resultados positivos para que las familias y en especial, los niños, no sean más rehenes de las bandas que quieren "gobernar" los espacios.

La presencia de la ley. Pero de una ley que no amedrenta sino que representa, de acuerdo a la observación directa, la seguridad. Porque la FPA tiene lo que tiene que tener una policía: Valores éticos y morales. Se encuentra depurada de abusos y no por eso es blanda. 


Una fuerza sin palos ni jactancia de uniforme porque no busca demonizar al consumidor que padece la droga como enfermedad a pesar de ser parte, por comprador, de un circuito voraz. 

Es una fuerza que va más allá con las lógicas limitaciones que tiene el menudeo. Una fuerza que conforme a testimonios recogidos es muchas veces aplaudida cuando llega a un Barrio Ciudad como ser Juan Plablo II, Villa Retiro o Los Cuartetos, por poner algunos ejemplos. Otros, obviamente, no aplauden. Porque el narco está entre ellos. Enquistado en algunos barrios. Y la Fuerza Policial Anti Narcotráfico así como para algunos representa seguridad para otros una amenaza.

Continuará



 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS