Entrevista Diario Norte: ¿En qué punto está la “mexicanización” de la Argentina?

Fuente: Diario NORTE, Edición Impresa.
POLICIALES – Página 40. Miércoles 15 de Abril de 2015
Laura Etcharren, socióloga y experta en narcotráfico, sostuvo que el flagelo se instaló en la Argentina por la pasividad de los gobiernos y la connivencia. Afirmó que las bandas en Rosario ya tienen perfil de cárteles.
Etcharren aseguró que la Argentina ya es un “país narco”, un fenómeno que a su entender se consolidó luego de varios años de que el flagelo avanzara sin que se tomaran las medidas necesarias para contrarrestarlo. Al referirse al crimen ocurrido en Rosario de Norma Bustos, madre de un chico asesinado por el crimen organizado en 2013, dijo: “Es la consecuencia lamentable de un proceso que se viene gestando en Argentina desde mediados de los años 70, y que en la última década se profundizó hasta consagrarse como un país narco en el 2014”.
Según la especialista, “hoy claramente somos un país que ya hemos trascendido todas las etapas del narcotráfico, estamos en la verdadera génesis, que es el lavado de dinero, pero fundamentalmente estamos viendo un modus operandi del narcotráfico que tiene que ver con responderles a los gobiernos que le dieron la territorialidad, la marginalidad”.
En su opinión, una de las barreras que se fueron vulnerando fue la de la formación de pandillas, que dieron lugar a la conformación de bandas narcos y que en Rosario ya tienen “un verdadero perfil de cártel”. Dijo, incluso, que en esa ciudad la propia policía disputa la territorialidad a esos grupos, un comporta-miento que también observó en la provincia de Buenos Aires.
Etcharren explicó también que el narcotráfico “necesita de connivencia, de un tejido social perforado” y de “un territorio con una gran debilidad en seguridad”. Es que si bien un 10% del territorio está radarizado, eso tampoco es muy significativo, porque entre el 70% y el 80% de la droga circula por tierra.
“Argentina no tiene un plan de prevención de la lucha contra el crimen organizado”, lanzó, y evitó responsabilizar únicamente a la gestión kirchnerista: “Los gobiernos rifaron a la sociedad al narcotráfico”. A raíz de los dichos en la carta que el papa Francisco le envió al legislador porteño Gustavo Vera, amigo del pontífice, MDZ Radio, desde su programa “Cambio de aire” entrevistó a la investigadora Laura Etcharren, autora del libro “Esperando las maras”.

-¿Puede Argentina parecerse a México o estamos lejos?
-Tenemos que partir de la base de que somos un país atravesado por el narcotráfico, donde no sólo tenemos bandas de narcotraficantes locales, sino que también tenemos una fuerte penetración internacional, en su gran mayoría provenientes de México. Hay células mexicanas actuando en Argentina, en el nordeste argentino y en el centro del país, que tiene que ver con células del cartel de los Zeta, de Sinaloa y del cartel de Tijuana. México y Argentina se eligieron mutuamente: México encuentra en Argentina el espacio propicio para ganar territorio en el territorio latinoamericano.

¿Esto con qué tiene que ver?
– Con que Argentina se ha mostrado en ¡a última década, un país negacionista del tema narcotráfico, con una fuerte permeabilidad fronteriza, sin políticas de seguridad (la política de seguridad va por un lado y las políticas de narcotráfico por otro y hay un punto en el cual convergen, haciendo un embudo). Los colombianos en Argentina vinieron a dirimir una guerra narco que ya no podían dirimir en Colombia, por una política de desplazamiento de violencia. Pero nosotros seguimos la línea mexicana. Respecto de lo que dice Francisco, es un poco tarde, es sólo una expresión de deseo, porque ya somos un país narco en la tercera etapa (que tiene que ver con el lavado de dinero: La reinversión de la ganancia de la venta de las sustancias), muy avanzado. Hoy embajadores centroamericanos ven en Argentina lo que pasaba hace 20 años atrás en México, en Guatemala y en El Salvador, con el tema del narcotráfico. Se han importado también las modalidades y metodologías con respecto al modus operandi del narcotráfico, sobre todo en lo que tiene que ver con los secuestros extorsivos, el pago de peajes en determinados barrios para poder pasar, las bandas narco que obligan a ser tenedores voluntarios o involunta¬rios de drogas y arma a la gente pobre de las villas (quienes han quedado como rehenes de la marginalidad y la pobreza). También hemos sido elegidos, porque en la última década hubo un fuerte aparato reproductivo de marginalidad que ha sido funcional al narcotráfico: Cuando no tenés trabajo y tenés un plan que suplanta al trabajo, hay un espacio de ocio muy grande que lo tenés que cubrir con algo. Si a eso le sumás la falta de educación y la ignorancia, que también nos atraviesa, la mejor inclinación es hacia el delito.

¿Qué tipo de drogas están acá?
– Tenemos un gran embudo que tiene que ver con la marihuana y la cocaína, en lo que hace a Rosario y a la provincia de Buenos Aires, que están encabezando el PBI narcodelictivo a nivel nacional. Pero, ganan mucho paso las drogas de diseño como el paco, el oxi, la bomba, por ejemplo. A través de la ruta 7 hay una migración narcodialéctica con Chile, por donde entra la bomba, que es una droga sintética, del tipo LSD, que es sumamente adictiva. Lo mismo sucede en la triple frontera con Brasil, donde a través de Brasil está ingresando el Oxi, que es una droga mucho más letal que el paco. De hecho, ahora la pasta base se rebaja cada vez más con acetona y en algunos casos se rebaja con aserrín y otro tipo de sustancia. En algunas villas se están experimentando las nuevas drogas de diseño, con los menores.

¿En el país pasa el tráfico o el consumo?
– Somos un país consumidor, productor y que exporta e importa. Tenemos puntos estratégicos, somos ciudad puerto en Rosario, provincia de Buenos Aires, Mar del Plata, todas las ciudades con puerto son puntos neurálgicos, porque son puertos confinados, llevados al olvido, no hay ningún tipo de política de seguridad contra el narcotráfico. En este punto, se necesita una política independiente y una policía independiente para avanzar contra el narcotráfico, cuando llegaste a este estadio, donde ya tenés una base local y una fuerte penetración. En algunas provincias se dan los kioscos pequeños, el narcomenudeo, la venta diaria, donde se usa a chicos de corta edad, inimputables, que hacen de delivery de drogas.

Entradas populares