Laura Etcharren en La Vereda de Enfrente: "El problema no son los narcos, el problema son los gobiernos"


Entrevista para LT8 Rosario con Raúl "Bigote" Acosta. 

Seguimos la línea Mexicana, no la Colombiana. 

Tengo en mi cabeza una locura y quiero que usted me diga “no, Bigote, estás loco”. Creo que en Argentina estamos en la pre Colombia o pre México en algunas cuestiones. Explico dónde lo veo. Estamos en la situación en que los narcos todavía no se han decidido a pagar de modo efectivo un candidato, que sería el paso siguiente; y el otro paso sería no pagar más a un candidato, sino directamente poner a un candidato, que sea un candidato narco, y puesto este candidato nos va a suceder lo que le sucedió a México con los pibes muertos –esos 43 pibes muertos por un gobernador narco-.

Pero no creo que sea una locura lo que está pensando, Raúl. Creo que lo manifesté varias veces en su programa, y de hecho hoy la agencia Noticias cuenta cómo las organizaciones criminales mexicanas han encontrado en Argentina un lugar donde están manteniendo casi una relación dialéctica con México en materia narcocriminal y en lo que tiene que ver con el tráfico de drogas. Yo sostengo que nosotros seguimos la línea mexicana, no seguimos la línea Colombia en materia de narcotráfico. 
El narcotráfico es solamente una de las vertientes del crimen organizado. Nosotros acá en Argentina tenemos también trata de personas, tenemos algunos actos vinculados al terrorismo, tenemos femenicidio; estamos en la tercera etapa del narcotráfico, que ya es la reinversión de las ganancias obtenidas por la sustancia, que tiene que ver con el lavado de dinero; y tenemos lo que nos encamina en esta vía mexicana, que son los eslabones del narcotráfico con pandillas locales, con maras importadas y también maras locales; tenemos bandas narcos, tenemos células de carteles de la droga importadas mexicanas que funcionan entre Santa Fe y Córdoba como las células de los tecas, que también está funcionando en el norte de nuestro país; y tenemos en el NEA funcionando las células del cartel de Tijuana y de Sinaloa; y tenemos precisamente una célula de la mara Salvatrucha que funciona en la provincia de Buenos Aires más la cantidad de bandas narcos que hay. Y en Rosario tenemos cuatro bandas de gran importancia que tiene un perfil de lo que podría llegar a ser los primeros carteles de la droga argentinos, especialmente la banda de Los Monos, pero también el cartel de Santa, los garompas y los lagartos tienen una organización narcocriminal bastante importante con connivencia de un sector de la mala policía.

Sobre esto, Laura, le diría que acompaño fervorosamente. Me aflicción llega a lo siguiente: tenemos que rezar, y en latín –como en la vieja misa-, porque esto que usted está diciendo aparenta ser tan obvio, pero sin embargo se siguen engañando las autoridades, que creen que esto se cura con una inyección de agua destilada –como decía Roberto Alrt-.

Para nosotros no es una obviedad, para nosotros esto es un trabajo de investigación. Y para los políticos es una certeza, porque si no hubiera sido con la connivencia, nunca el narcotráfico se podría haber instalado en ningún país del mundo.

¿Usted dice que no hay complicidad todavía?

Sí, la connivencia es la complicidad.
Pero el paso siguiente, que es el que me aflige, es “vamos a pagar candidatos”.

Puede pasar. A ver, tenemos una visión donde hay un rum-rum, digamos, un corredero, que la verdad que a mí no me constan, sobre lo que ha sido la campaña del 2007. En tanto y en cuanto Argentina no tome un plan, no ingrese en lo que es un plan de prevención, que la prevención es crear un marco de seguridad, y no se plantee la lucha contra la inseguridad y el avance sobre el narcotráfico para poder dar a largo plazo una lucha contra el narcotráfico a novel regional, estamos en lo que podría llegar a ser, en algún momento, México. Porque no nos olvidemos que Argentina, con 20 años de diferencia a lo que es la historia de México en materia narcocriminalidad, a lo que es la historia de Guatemala, El Salvador y de Honduras –que conforman el triángulo narco maras centroamericano- tiene un proceso realmente sustancial. De hecho, especialistas y embajadores centroamericanos en Argentina ven en Argentina actual lo que pasaba hace 20 años en Centroamérica.

Usted dio dos datos. En el coloquio de ideas de Mar del Plata el señor Burzaco, que junto con el señor Berensztein sacaron un libro denunciando el tema de la droga, digo “la droga que pagó campañas en la República Argentina”. Yo lo llamé a Burzaco y dijo “sí, efedrina 2007”. Todavía no nos hacemos cargo de eso.

Nadie se hace cargo. El presidente actual de México tampoco se hace cargo y ahora está en una cruzada de supuesta lucha contra el narcotráfico, cuando no era necesario llegar a esta instancia. La administración que viene tiene el gran desafío. Nosotros podemos llegar a decir que estamos a tiempo. Pero nosotros tenemos que pensar a la droga no solamente como delito, tenemos que pensar a la droga también como enfermedad. Tenemos que plantear todo esto y no podemos pensar en un tema de despenalización con un contexto social tan grave, con un tejido social que en Argentina se encuentra absolutamente perforado. El tema de Rosario… A ver, el socialismo en Rosario, si bien el Justicialismo le dejó una base interesante, el Socialismo se tomó un melatol de larga duración, hoy tenemos cuatro bandas narcos operando a mansalva. Con ese melatol de larga duración las bandas narcos, en disputa territorial, en connivencia con la policía, pusieron en jaque la seguridad de toda la ciudad de Rosario y de la sociedad santafesina en general, porque hay una migración de la banda de Los Monos, que no está toda encarcelada. Eso lo tiene que saber el gobernador Bonfatti. A ver, una banda como la de Los Monos no nace, crece y se desarrolla para morir en Rosario. Y ya hay una migración hacia lo que es la provincia de Buenos Aires. Razón por la cual me parece una gran imprudencia. Y ese melatol sigue teniendo connotaciones porque hay algunos socialistas que parece que cuando les hablan del tema del narcotráfico por poco se ponen a llorar. Ocurrió un poco en el coloquio de Ideas con el precandidato Hermes Binner.

¿Es el gobierno nacional una especie de PRI benévolo?

No me atrevería a hacer una afirmación de ese tipo. Realmente creo que cada país construye el delito con su color local, construye las mafias con su color local, e importa ciertas cosas. Creo que al gobierno todavía, para plantear un gobierno con características de PRI todavía nos falta atravesar la etapa que usted bien dice de elegir un candidato con las característica narco o terminar de financiar de una manera acabada, y diría casi explícita, una campaña.

Me hago una reflexión. Todas las construcciones sobre la zona Buenos Aires, zonas de mucha riqueza, y con dineros que no se terminan de entender de dónde vinieron -que acá también hay sobre la costa rosarina-, y que están desde 1999, y le diría que hasta el 2010, 2012, han blanqueado unos dineros, lo que me parece es que no hay todavía un correlato –y no sé si no habría que poner algún mecanismo de mirada muy vigilante-, una mecánica para resolver los dineros de las candidaturas 2015, de dónde vienen y en qué monto están. Le digo lo que me pasa para completar. Usted sabe que Rosario tiene un casco urbano donde uno puede más o menos moverse, 40 cuadras para ambos lados, donde uno puede moverse tranqui. Voy y vengo en taxi y veo cartelones de gobernadores que quieren ser presidentes, secretarios de Estado que quieren ser gobernadores. Y yo sé lo que cuestan esos paños. Y a un año vista de las elecciones, y sin las candidaturas puestas, eso es un dinero que yo n sé cómo pueden justificar. Una campaña va a costar entre 100 y 200 millones de pesos, ¿los tiene usted?

No.

Entonces no va a ser candidata a nada.

(Risas) Yo no quiero ser candidata a nada. Yo simplemente trabajo en investigación, trato de informar y, sostengo, el problema no son los narcos, el problema son los gobiernos. Ahora, sé que hay muchos candidatos que están con problemas financieros importantes y lo subsanan, no sé si vendrán por el lado empresarial, por dónde van a venir las finanzas. Verdaderamente no lo sé. No voy a hacer ningún juicio de valor al respecto, porque tampoco puedo prejuzgar. Yo simplemente hablo sobre lo cual estoy informada. Y he investigado al respecto. Lo cierto es que en el caso de Rosario, como en el caso de Buenos Aires, en realidad a nivel nacional hay un PBI narco delictivo muy móvil, que no tiene que ver con un aumento del delito sino con un desplazamiento, y lo que está pasando tanto en Buenos Aires como en Rosario, que encabezan el PBI narco delictivo, al cual le sigue Córdoba y la ciudad de Buenos Aires, hay un desplazamiento de la violencia que nada tiene que ver con la lucha contra el narcotráfico. Ahora, lo que llama la atención –y creo que tenemos que hacer una reflexión- es que una cosa es que este simulacro nacional y popular que nos está gobernado se haya creído el delirio; el problema es que también el delirio lo captó la Interpol. Entonces eso nos hace pensar que podemos llegar a entender –esto lo digo irónicamente- lo que es nuestra policía. Porque si la Interpol considera que Berni lucha contra el narcotráfico, cuando lo que hace es turismo aventura vendiendo las operaciones, proque paradójicamente también las tiene que vender porque los narcos están infiltrados con la gente de bien, bueno, tenemos un problema. Ya el delirio nos tapó.


Para escuchar el audio ir a: http://www.lodijeyoprimero.com/2014/11/no-somos-colombia-somos-mexico.html#more 

Entradas populares