Entrevista para Radio Brisas: "Berni y Granados. Los Rambito y Rambón"

23 de diciembre de 2014

Afirman que “el narco sigue creciendo en el país por la falta de políticas” y que “Berni y Granados son Rambito y Rambón”




Laura Etcharren, socióloga e investigadora, se refirió en Radio Brisas a la situación generada a nivel nacional en relación a la creciente actividad narco y puntualizó que “en Mar del Plata se están dando fenómenos similares a los que se dan en Rosario”. Además, aclaró que “tenemos un sector de la Policía afectado por la corrupción”, al tiempo que criticó a Sergio Berni y Alejandro Granados al considerarlos “Rambito y Rambón”, y dejó claro que “tildar de narcotraficante a cualquier candidato es una irresponsabilidad y una falta de respeto al narco real”.
La situación a nivel nacional y en Mar del Plata
“Ningún punto del territorio argentino está libre del narco. Somos productores y consumidores de droga, por lo que Mar del Plata es una representación de lo que está pasando junto con Rosario y el Conurbano Bonaerense”, dijo.
Y añadió “la provincia de Buenos Aires y de Santa Fe encabezan el mayor índice de narcos del país. En Mar del Plata, por ejemplo, lo que ocurre es que el puerto de la ciudad es un atractivo como ocurre en otras ciudades del país, por lo que no deberíamos esperar a que la ciudad se convierta precisamente en Rosario, donde hay una disputa territorial de bandas narcos, entre otros muchos conflictos, y se ve connivencia con la Policía”.
Además, explicó que “con el paso de los años se agudiza este problema narcodelictivo. Desde los años 70 ninguna administración de la provincia de Buenos Aires supo cómo resolverlo y hoy tenemos un tejido social perforado. Por ejemplo, tenemos dos Villas con una construcción vertiginosa como es el barrio Tongui, con guerra narco constante, y la otra está en Chacarita, donde pasa algo parecido. Las dos se construyeron en la última década”.
Fuerzas de seguridad
“Tenemos un país en el que las fuerzas de Seguridad luchan contra la corrupción y tenemos una mala policía. No toda la fuerza está corrompida pero hay un porcentaje que si lo está. Por ejemplo, Gendarmería se mantiene en la periferia de las Villas y tiene una función de decorado, porque no interviene. Con respecto a la Metropolitana, que tiene problemas de convivencia con el resto de las fuerzas, también tiene sus limitaciones”, indicó.
Sergio Berni y Alejandro Granados
“Son Rambito y Rambón. Berni hace turismo aventura y anuncia los planes que se van a hacer ventilando operativos. No hay un plan de Seguridad claro. El narco atraviesa el país y la mayor cantidad de policías que ponen en la calle demuestra claramente que frenan la delincuencia ni la actividad narco”, expresó.
Narcos candidatos
En tal sentido, la socióloga manifestó que “tildar de narcotraficante a cualquier candidato es una irresponsabilidad y una falta de respeto al narco real. Es una forma de querer devaluarlo y una forma equivocada de hacer política”.
Las fronteras
“El 31 de diciembre vence el plazo del escudo norte que no contuvo el narcotráfico como se dijo. Misiones, Córdoba y Santa Fe son las provincias donde entra droga que viene desde México, pero también entra mucha por la triple frontera. Tenemos muchos puntos en todo el país por donde ingresa droga que no se terminan de contener”, dijo.
Y añadió que “en unos diez años de no establecer un plan de contención y lucha, las drogas sintéticas van a llegar a comercializarse tanto como las otras y estaremos con un grave problema”.
Medidas a tomar
“Hoy deberíamos mirar las medidas que implementaron en Uruguay, por ejemplo, o en Chile. Los especialistas dicen que ven hoy en Argentina lo que pasó hace décadas en México”, afirmó.
Por otra parte, se refirió a los tres candidatos presidenciales más fuertes para suceder a Cristina Kirchner. Con respecto a Daniel Scioli y Sergio Massa, expresó que “se limitaron a crear nuevos policías para sumar en definitiva más delito”, mientras que por Mauricio Macri indicó que “si no se puede contener la Seguridad a nivel de la ciudad de Buenos Aires, no podrá hacerlo en todo el país”.
Por último, Etcharren precisó que el gobernador de la provincia de Córdoba, José Manuel De La Sota, “tiene un plan de Gobierno que se puede implementar a nivel nacional porque supo cómo contener este problema de manera eficaz”.

Entrevista para LT8 "La 'línea paraguaya' ya controla el narco en la Ciudad"

La comuna 8 -Matadero, Villa Lugano, Villa Soldati- es el territorio porteño donde se asienta la mayor concentración de villas y asentamientos de emergencia. También es donde se produce la mayor cantidad de homicidios dolosos. También es el nudo de la llamada 'línea paraguaya', que se ha impuesto a la 'línea peruana', en el control del negocio del narco en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). Buena entrevista a Laura Etcharren de Raúl Acosta, por LT8 de Rosario (otra ciudad bajo acechanza narco).



Laura Etcharren viene siguiendo el tema con meticulosidad. Días atrás publicó un interesantísimo informe sobre la Villa 15. "La Ciudad Oculta en el borde de Mataderos del lado de Villa Lugano. Ubicada, más precisamente, en Avenida Eva Perón y Lisandro de la Torre. Allí, la solidaridad, las pandillas y las bandas narcos conviven en un extraño conglomerado. (...) Ciudad Oculta (15) recibe su aporte estructural de las bandas que operan en la Villa 20 de Lugano. Y la 1-11-14 del Bajo Flores. Es decir, todo lo que en estas villas ya catalogadas y divisadas como de alta peligrosidad no se puede hacer o sostener, pasa a ser comandado por la 15 a través de un intercambio de favores. (...) Ocurre, que Ciudad Oculta (...) también es el espacio sustancial para la terciarización de una criminalidad que durante la última década, terminó de organizarse, aunque sea mínimamente.  Y eso se debe a que en la ignorancia y la improvisación de gestión, Ciudad Oculta no figura en el mapa de conflicto de ninguno de los gobiernos. Ni Nacional, ni Porteño. (...) No ven, que Ciudad Oculta, tiene un ritmo de convivencia potencialmente tranquilo pero con una dinámica delictiva que sirve, más que nada, para repartir las diversas vertientes que tiene el aparato delictivo. (...) La Villa 15 sirve de aguantadero para los migrantes narcos de línea paraguaya asentados fundamentalmente en la 20. Quienes a su vez, pagan con lo que sea, para ser recibidos (...)".
 
Es una introducción apropiada para la entrevista que le hizo 'el Bigote' Acosta:
 
-Laura Etcharren es socióloga, es investigadora especialista en pandillas, maras y narcotráfico en Centroamérica y Argentina. Laura, ahora está más claro que México es uno de los espejos en donde hay que mirarse ... y asustarse. En la 15 el descontrol no se ve. Ciudad Oculta, la 15, es el paraíso que encontró la 'línea paraguaya' que domina CABA para ocultarse del lío en la 20 y la funcionalidad del paco. En realidad, de lo que estamos hablando es que empieza a mostrarse la cara oculta de un sistema, el narcotráfico, las narco influencias, las narco policías, los narco políticos, y los narco dormidos, que somos nosotros, los habitantes de a pie. Laura Etcharren, ¿qué es esto con la línea paraguaya?
 
-Nosotros tenemos, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, un nivel de villas lo suficientemente importante, que ha proliferado  en la última década. La comuna 8, que es la que tiene que ver con Matadero, Villa Lugano, Villa Soldati, es donde está la mayor concentración de villas y asentamientos, y es donde se produce la mayor cantidad de homicidios dolosos. El tema tiene que ver con que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires está atravesada por lo que es la línea narco paraguaya.
 
-¿Qué es eso?
 
-Son los narcos que vienen del Paraguay, que se asientan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y que hacen fusión con los narcos de Argentina. Y operan entre la villa 20, la 1-11-14, la 21-24 y también dentro de lo que es Villa Fraga.
 
-¿Qué relación tienen esto –si es que la tiene- con los carteles mexicanos, los carteles colombianos, la llegada de ambos, de ambos, sobre la década del '90, y el crecimiento que en el siglo XXI han tenido?
 
-Son cosas diferentes. Estamos atravesados, en lo que tiene que ver con el territorio nacional, con una línea mexicana, pero en lo que es CABA, no es que no existe la línea mexicana, sino que tiene un predominio la paraguaya. Hay determinados puntos neurálgicos, donde determinadas líneas narcos tienen mayor influencia. En el caso de CABA, la mayor influencia está dada por la línea paraguaya y le sigue la línea peruana. Todos en fusión con los narcos locales.
 
-Espere un segundo allí. Porque la otra pregunta que va de cajón sobre esta información es la siguiente: las líneas narcos, las que usted menciona, deben tener –usted me dirá hasta qué punto lo sabe- una conexión, primero, con el resto de los ladrones, después con la policía, después con los abogados y finalmente con los grupos políticos que terminan ordenando esto. ¿Cómo es esa línea?
 
-Todas las líneas que operan en Argentina, todas tienen una base local. Sin base local no podrían operar en Argentina. La base local está dada en primera instancia por la marginalidad. La marginalidad es la que le dice el grado de connivencia policial y política que hay en el país para poder operarLa gran cantidad de marginalidad que hay en Argentina es lo que hace que todas estas líneas vengan, porque es lo que necesitan, y es lo que demuestra el estado de anomia que reina en La Argentina y la connivencia con los grandes grupos de poder político y económico. Es por esto por lo que en las villas conviven los dos poderes, el poder político y el poder narco.
 
-Sobre esto otra pregunta. A mí me dicen, yo no tengo otra cosa que un rumor muy firme sobre esto, que este hombre, Medina, que armó el soberano lío acá, estaba en los últimos tiempos recolectando un millón y medio de pesos por día, que obviamente tenía que distribuir en toda la cadena de coimas, comisiones, arreglos, dinero a devolver, etcétera. Es una cifra imposible de imaginar para mí. Pero bueno, estaban allí las computadoras, o la computadora, que se intentó secuestrar, tenía algunos datos sobre esto, etcétera. Vamos a decir una cifra alocada: eso era Medina en Rosario, Buenos Aires, pongamos la cifra mínima, un millón de pesos diarios. ¿Cómo la distribuyen? ¿Quién la recibe? ¿Dónde se reparte? ¿No tiene, con el debido respeto, nada que ver con la policía…?
 
-A ver, Raúl, todo tiene que ver con todo. Acá no hay ninguna institución, por lo menos las que están vigentes, que tiene que estar encargadas de salvaguardar a la sociedad, que sea libre de todo esto. Partamos de la base que tanto provincia de Buenos Aires como provincia de Santa Fe, encabezan lo que es el PBI narcodelictivo. El gobierno de la provincia de Buenos Aires no ha hecho absolutamente nada, sino que se ha basado en un aparato reproductivo, delictivo, que tiene que ver con la creación compulsiva de policías. En el caso de Rosario, Santa Fe, tenemos un socialismo que hace puchero sobre la miseria y la gran apertura al narcotráfico que ellos mismos dejaron ingresar. Al dejar ingresar, tanto en provincia de Buenos Aires como en Santa Fe, y a nivel territorio, al narcotráfico, tiene que estar implicado el poder político de turno, tanto provincial como a nivel nacional, porque cada provincia se tiene que hacer cargo de su propia miseria, pero el poder nacional también se tiene que hacer cargo.- al narcotráfico se lo tiene que contener colectivamente, no una provincia sí y otra no, porque si no se produce lo que son las negaciones narcodelictivas.
 
-Eso que usted dice, y que ahora comienzan a entenderlo, es el basamento, las migraciones internas, finalmente, buscando el mejor territorio para sobrevivir…
 
-Obviamente, porque lo que se hace con esto es basamento. Los que operaban en Mendoza, por desplazamiento de la mala policía de Mendoza, de los malos gobiernos, se van para la zona de Río Negro, se van para la zona de Neuquén. Se empiezan a ir para La Patagonia. Lo que más se hace es lavado de dinero, y no hay tanta formación de bandas narcos, con la excepción de Comodoro Rivadavia, que es un paraíso narco donde se lava y donde se ha entablado una guerra narco muy compleja.
 
-Laura, permítame hacerle una pregunta. Va a sonar irreverente, pero quisiera que me lo entienda. Hay dos posibilidades: usted está loca o usted esta cuerda. Vamos a suponer que usted está cuerda. Y si usted está cuerda, esta información que usted posee, que además la tiene solita, averiguando, buscando, rompiéndose el alma día por día, sería mucho más fácil si la tuviese, y yo sospecho que la tienen, los organismos encargados de resolver esto de verdad, no de denunciarlo.
 
-La tienen.
 
-Entonces lo que me pregunto es: Laura Etcharren no está loca, lo que dice es cuerdo, lo que dice es el 10% de lo que las otras organizaciones deben saber en su totalidad. ¿Entonces qué estamos haciendo? ¿Trabajando de pavotes?
 
-Hay un montón de cosas que obviamente no las sé porque no tengo la estructura como para saberla ni los medios como para saberlas. Cuando dicen que no hay cifras oficiales sobre el tema del narcotráfico y de la inseguridad en Argentina, y que por eso se falla en el diagnóstico, eso es una mentira, porque no necesitamos cifras oficiales. Uno sabe, los investigadores, el periodismo, sabe más o menos qué es lo que se está manejando. Y además tenemos las crónicas cotidianas. Sin hacer la reproducción que se hacen en los noticieros o en los diarios cuatro o cinco veces por días, pasa por contabilizar la misma noticia por día y es una barbaridad lo que está pasando. Lo que pasa es que no quieren dar el diagnóstico porque no tienen planes. Y porque la villa y la marginalidad se convirtió en un instrumento, en un poder político. El poder político…
 
-Usted me asusta.
 
-No, no se asuste.
 
-Espere. Para los que nos oyen. Hoy hay, inclusive, presentaciones de candidatos en Rosario. Para los que nos oyen, durante mucho tiempo se acusó, con razón, que en las villas había un clientelismo político que era el que sostenía a los pobres como pobres y a los miserables como miserables, basta que dieran el voto y no jodieran el resto del tiempo; ahora eso se ha alterado y quien tiene ese clientelismo, que ya no es político, quienes son dueños de esa miseria, son los narcotraficantes. En connivencia con los políticos que dicen “más vale así que en otro modo”. Socorro. ¿Qué hacemos?
 
-El tema es así. Es bastante simple en lo que tiene que ver al análisis. Dentro de la villa hay gente pobre, hay una marginalidad cultivada con planes que, para salir del estado parasitario se inclinaron al delito, hay punteros, que siguen su tarea legendaria de ser punteros políticos, hay punteros narcos y punteros que volcaron directamente al narcotráfico. Con eso hay que convivir en la villa, y con eso se manejan en la villa, porque están los punteros, en los barrios precarios, en los asentamientos y demás. Nadie puede desconocer lo que pasa. A ver, cuando saco el libro “Esperando las maras…”, en el año 2009, obviamente recibí las críticas: “miren si van a estar las maras en Argentina, ¿qué está diciendo esta mujer?”. No importa. Hay algo que tiene que ver con la realidad, con el proceso socio histórico de Argentina, con el Estado de anomia y con esta gran necesidad de seguir regando la marginalidad, porque la marginalidad, y también en un punto la pobreza, son las dos vertientes de las capas sociales indicadas para culparlas de la inseguridad.
 
-Sobre esto una pregunta final. Cada vez que charlo con usted me voy contento porque hay alguien que sabe de este tema y escucharlo es un placer. Pero me voy totalmente enloquecido porque digo “caramba, ¿dónde estamos?”. La pregunta es técnica, a la socióloga se la pregunto. Nosotros estamos en presencia, lo creo así pero se lo pregunto, de un nuevo actor social. Este actor social ya no tiene una referencia política sino una referencia geográfica, económica y de espanto si quiere, de miedos o de jerarquías. Este nuevo actor social, que es el que está en todos estos sitios, es el que no es interpretado por nuestros políticos en la actividad. Esto que es en el plano teórico, ¿cómo lo mira usted?
 
-¿Con actor político a qué se refiere?
 
-Es el habitante natural de estos sitios. Es el actor político sobre el que se incide.
 
-Durante la última década se ha perforado realmente lo que tiene que ver con el tejido social y se ha utilizado mucho a las capas bajas. Se ha fogoneado la ignorancia. Y es una ignorancia que la verdad que no tiene conciencia sobre el fenómeno narco. Esto también pasó en México, pasó en Colombia. Nosotros tenemos que tener en cuenta…
 
-Espere allí. Cuando avanzó la peste del ébola en un país, el resto de los países fueron acomodando tanto sus mecanismos en aeropuertos como sus posibilidades de vacunas. Nosotros tendríamos que haber hecho lo mismo.
 
-Sí, pero el narcotráfico da la renta, y el narcotráfico se convirtió en una de las principales rentas, sino la principal, en toda Latinoamérica. Hay países que sí han logrado contener, como Chile y Uruguay. No Argentina. Nosotros, con 20 años de diferencia, México y Guatemala miran a Argentina y ven lo que ocurría en sus países hace 20 años. Nosotros tenemos un proceso acelerado. Y nosotros, de cara a lo que va a ser dentro de 10 años, si no tenemos gestión, las drogas sintéticas, aunque muchos digan “qué locura” –obviamente que la cocaína no va a  desaparecer ni nada por el estilo-, las drogas sintéticas le van a ganar a lo que es la cocaína.
 
-Una sola reflexión. La tía efedrina, cuando vino, vino a quedarse.
 
-(Una risa irónica).

La 15: El descontrol que no se ve

9 de diciembre de 2014



La negación como motor de gestión. 


El problema no son los narcos. Estos aprovechan el mercado que los gobiernos les abrieron y las sociedades que entregaron.

Las Villas en Argentina ya no son el espacio de pertenencia para volver a "empezar". Hoy, la máxima de la villa, es la penetración criminal.


La zona sur de CABA se cotizó en marginalidad y violencia en las últimas décadas hasta hacer eclosión, como casi todo, en los últimos diez años de Simulacro Nacional y Popular. Desde mediados de los '90, jóvenes de Belgrano iban a Soldati a buscar cocaína porque era más barata.
En la actualidad, la transa, no es tan sencilla. Sucede que a los puntos neurálgicos de dicha zona ya no tiene acceso cualquiera. Hay que tener un referente de ingreso. Es decir, quien arriba debe tener palanca. Porque la línea paraguaya dura controla territorio y a esa línea, le sigue la peruana. 
Se trata de un territorio, sobre todo en sectores de la Comuna 8 -donde se concentra la mayor cantidad de villas y asentamientos- de sangre derramada. Allí es donde está el grueso de la guerra de narcos fusionados. En donde el perdón es una utopía y el gatillo la realidad.
*****************************************************************

De madrugada en Ciudad Oculta

Es la madrugada de un lunes pronunciadamente lluvioso. Son las 6:30 de la mañana cuando en Mataderos apenas se escuchan los susurros que perduran de una noche agitada.

El agite fue el protagonista de la noche que las madres del paco quisieran olvidar al ver tendidos a sus hijos en los colchones o por algún pasillo de por ahí. Están adormecidos por los cocktails de la barbarie. 

Son los menores que integran una de las pandillas más violentas de una villa que para muchos es inofensiva.

Se trata de la 15. La Ciudad Oculta en el borde de Mataderos del lado de Villa Lugano. Ubicada, más precisamente, en Avenida Eva Perón y Lisandro de la Torre.  

Allí, la solidaridad, las pandillas y las bandas narcos conviven en un extraño conglomerado. 

La tormenta es una prolongación del caos que ya no los puede despertar. 

El agite del domingo trascendió la capital. 

Se fueron, los pibes, a buscar paco a la Provincia de Buenos Aires porque sabían de la oferta del dos por uno en dosis de paco y cocaína. Pero también sabían, en la vorágine de la "vida loca", que no iban a quedarse allá a laburar para los "ratis" ni para las banditas. 

El negocio era, para los pibes en banda de la 15, volver a Mataderos. A Villa Lugano.

"Zarpados y al palo" -como cuenta uno de ellos que se siguió dando "rosca" y el sueño no lo volteó- para revender lo que no consumieron por el interior de la villa. Y dejar algo para la banda de pibas de Soldati


Intercambio delictivo

Los de la 15, in situ, no tienen una gran estructura. De hecho, la misma, es casi insustancial aunque práctica a los fines de "prestarla" para los secuestros express y extorsivos. O bien, para "aguantar", como dicen desde su interior, drogas y armas.

Ciudad Oculta (15) recibe su aporte estructural de las Bandas que operan en la Villa 20 de Lugano. Y la 1-11-14 del Bajo Flores. Es decir, todo lo que en estas villas ya catalogadas y divisadas como de alta peligrosidad no se puede hacer o sostener, pasa a ser comandado por la 15 a través de un intercambio de favores. 

Ocultar y/o sostener, a cambio parte de la renta del Narco Menudeo o del delito que de.

Ocurre, que Ciudad Oculta, así como fue un espacio ideal para un film cinematográfico por el "Elefante Blanco", también es el espacio sustancial para la terciarización de una criminalidad que durante la última década, terminó de organizarse, aunque sea mínimamente.  Y eso se debe a que en la ignorancia y la improvisación de gestión, Ciudad Oculta no figura en el mapa de conflicto de ninguno de los gobiernos. Ni Nacional, ni Porteño. 

En la abulia imperante, el terreno pasa activamente desapercibido. Es mejor crear un imaginario de calma. Darle color a la apariencia sin ir a la génesis de la precariedad y miseria a la que sus habitantes, rehenes de la marginalidad y el narcotráfico, asisten en lo cotidiano.

No ven, que Ciudad Oculta, tiene un ritmo de convivencia potencialmente tranquilo pero con una dinámica delictiva que sirve, más que nada, para repartir las diversas vertientes que tiene el aparato delictivo. 

Un aparato que tiende redes y alianzas de connivencia y conveniencia con las bandas pesadas de las villas antes mencionadas.

Los chicos en banda de la 15 son un puente. Un nexo. 

A ellos se les pasa trabajo. Se los fogonea con merca, pastillas y el mejor paco que se consigue en Provincia de Buenos aires. Donde lo rebajan con acetona para que genere mayor poder adictivo. De efímero, pero de contundente efecto. El suficiente para que alguien muera. O el que lo consume o el que en la lógica de la banda, debe morir por pertenecer a otra.

O al que hay que "boletear", como cuentan, porque escuchó lo que no tenía que escuchar y vio lo que no tenía que ver. O simplemente, como otro testimonio dice, "por el flash de matar".


En síntesis, la villa 15 no tiene reclutamiento de menores. Sirve de aguantadero para los migrantes narcos de línea paraguaya asentados fundamentalmente en la 20. Quienes a su vez, pagan con lo que sea, para ser recibidos y en el mientras tanto del ocultamiento, buscan llevarse a
menores entregados, acabadamente, al delito.



Special Workshop PGLAFT 2014. Conferencia Berensztein y Etcharren

23 de noviembre de 2014

El flagelo del Narcotráfico en Argentina y la penetración de células importadas que se suman a las bandas narco locales.



Entrevista para Infobae TV 21-11-14. "Los Gobiernos entregaron a la sociedad al narco"

22 de noviembre de 2014

Foto de nuevapolitica.blogspot


Ver la entrevista con audio e imagen en Infobae siguiendo el enlace: http://www.infobae.com/2014/11/21/1610336-la-argentina-se-consagro-este-ano-como-un-pais-narco 


Laura Etcharren, socióloga y experta en narcotráfico, sostuvo en Infobae TV que el flagelo se instaló en la Argentina por la pasividad de los gobiernos y la connivencia. Afirmó que las bandas en Rosario ya tienen perfil de cárteles.


En los estudios de InfobaeTV, Etcharren aseguró que la Argentina ya es un "país narco", un fenómeno que a su entender se consolidó este año luego de varios años de que el flagelo avanzara sin que se tomaran las medidas necesarias para contrarrestarlo. Al referirse al crimen contra Norma Bustos, madre de un chico asesinado por el crimen organizado en 2013, dijo: "Es la consecuencia lamentable de un proceso que se viene gestando en Argentina desde mediados de los años 70, y que en la última década se profundizó hasta consagrarse como un país narco en el 2014".
Según la especialista, "hoy claramente somos un país que ya hemos trascendido todas las etapas del narcotráfico, estamos en la verdadera génesis, que es el lavado de dinero, pero fundamentalmente estamos viendo un modus operandi del narcotráfico que tiene que ver con responderles a los gobiernos que le dieron la territorialidad, la marginalidad".
En su opinión, una de las barreras que se fueron vulnerando fue la de la formación de pandillas, que dieron lugar a la conformación de bandas narcos y que en Rosario ya tienen "un verdadero perfil de cártel". Dijo, incluso, que en esa ciudad la propia policía disputa la territorialidad a esos grupos, un comportamiento que también observó en la provincia de Buenos Aires.
Etcharren explicó también que el narcotráfico "necesita de connivencia, de un tejido social perforado" y de "un territorio con una gran debilidad en seguridad". Es que si bien un 10% del territorio está radarizado, eso tampoco es muy significativo, porque entre el 70% y el 80% de la droga circula por tierra.
"Argentina no tiene un plan de prevención de la lucha contra el crimen organizado", lanzó, y evitó responsabilizar únicamente a la gestión kirchnerista: "Los gobiernos rifaron a la sociedad al narcotráfico".

Laura Etcharren en La Vereda de Enfrente: "El problema no son los narcos, el problema son los gobiernos"

13 de noviembre de 2014


Entrevista para LT8 Rosario con Raúl "Bigote" Acosta. 

Seguimos la línea Mexicana, no la Colombiana. 

Tengo en mi cabeza una locura y quiero que usted me diga “no, Bigote, estás loco”. Creo que en Argentina estamos en la pre Colombia o pre México en algunas cuestiones. Explico dónde lo veo. Estamos en la situación en que los narcos todavía no se han decidido a pagar de modo efectivo un candidato, que sería el paso siguiente; y el otro paso sería no pagar más a un candidato, sino directamente poner a un candidato, que sea un candidato narco, y puesto este candidato nos va a suceder lo que le sucedió a México con los pibes muertos –esos 43 pibes muertos por un gobernador narco-.

Pero no creo que sea una locura lo que está pensando, Raúl. Creo que lo manifesté varias veces en su programa, y de hecho hoy la agencia Noticias cuenta cómo las organizaciones criminales mexicanas han encontrado en Argentina un lugar donde están manteniendo casi una relación dialéctica con México en materia narcocriminal y en lo que tiene que ver con el tráfico de drogas. Yo sostengo que nosotros seguimos la línea mexicana, no seguimos la línea Colombia en materia de narcotráfico. 
El narcotráfico es solamente una de las vertientes del crimen organizado. Nosotros acá en Argentina tenemos también trata de personas, tenemos algunos actos vinculados al terrorismo, tenemos femenicidio; estamos en la tercera etapa del narcotráfico, que ya es la reinversión de las ganancias obtenidas por la sustancia, que tiene que ver con el lavado de dinero; y tenemos lo que nos encamina en esta vía mexicana, que son los eslabones del narcotráfico con pandillas locales, con maras importadas y también maras locales; tenemos bandas narcos, tenemos células de carteles de la droga importadas mexicanas que funcionan entre Santa Fe y Córdoba como las células de los tecas, que también está funcionando en el norte de nuestro país; y tenemos en el NEA funcionando las células del cartel de Tijuana y de Sinaloa; y tenemos precisamente una célula de la mara Salvatrucha que funciona en la provincia de Buenos Aires más la cantidad de bandas narcos que hay. Y en Rosario tenemos cuatro bandas de gran importancia que tiene un perfil de lo que podría llegar a ser los primeros carteles de la droga argentinos, especialmente la banda de Los Monos, pero también el cartel de Santa, los garompas y los lagartos tienen una organización narcocriminal bastante importante con connivencia de un sector de la mala policía.

Sobre esto, Laura, le diría que acompaño fervorosamente. Me aflicción llega a lo siguiente: tenemos que rezar, y en latín –como en la vieja misa-, porque esto que usted está diciendo aparenta ser tan obvio, pero sin embargo se siguen engañando las autoridades, que creen que esto se cura con una inyección de agua destilada –como decía Roberto Alrt-.

Para nosotros no es una obviedad, para nosotros esto es un trabajo de investigación. Y para los políticos es una certeza, porque si no hubiera sido con la connivencia, nunca el narcotráfico se podría haber instalado en ningún país del mundo.

¿Usted dice que no hay complicidad todavía?

Sí, la connivencia es la complicidad.
Pero el paso siguiente, que es el que me aflige, es “vamos a pagar candidatos”.

Puede pasar. A ver, tenemos una visión donde hay un rum-rum, digamos, un corredero, que la verdad que a mí no me constan, sobre lo que ha sido la campaña del 2007. En tanto y en cuanto Argentina no tome un plan, no ingrese en lo que es un plan de prevención, que la prevención es crear un marco de seguridad, y no se plantee la lucha contra la inseguridad y el avance sobre el narcotráfico para poder dar a largo plazo una lucha contra el narcotráfico a novel regional, estamos en lo que podría llegar a ser, en algún momento, México. Porque no nos olvidemos que Argentina, con 20 años de diferencia a lo que es la historia de México en materia narcocriminalidad, a lo que es la historia de Guatemala, El Salvador y de Honduras –que conforman el triángulo narco maras centroamericano- tiene un proceso realmente sustancial. De hecho, especialistas y embajadores centroamericanos en Argentina ven en Argentina actual lo que pasaba hace 20 años en Centroamérica.

Usted dio dos datos. En el coloquio de ideas de Mar del Plata el señor Burzaco, que junto con el señor Berensztein sacaron un libro denunciando el tema de la droga, digo “la droga que pagó campañas en la República Argentina”. Yo lo llamé a Burzaco y dijo “sí, efedrina 2007”. Todavía no nos hacemos cargo de eso.

Nadie se hace cargo. El presidente actual de México tampoco se hace cargo y ahora está en una cruzada de supuesta lucha contra el narcotráfico, cuando no era necesario llegar a esta instancia. La administración que viene tiene el gran desafío. Nosotros podemos llegar a decir que estamos a tiempo. Pero nosotros tenemos que pensar a la droga no solamente como delito, tenemos que pensar a la droga también como enfermedad. Tenemos que plantear todo esto y no podemos pensar en un tema de despenalización con un contexto social tan grave, con un tejido social que en Argentina se encuentra absolutamente perforado. El tema de Rosario… A ver, el socialismo en Rosario, si bien el Justicialismo le dejó una base interesante, el Socialismo se tomó un melatol de larga duración, hoy tenemos cuatro bandas narcos operando a mansalva. Con ese melatol de larga duración las bandas narcos, en disputa territorial, en connivencia con la policía, pusieron en jaque la seguridad de toda la ciudad de Rosario y de la sociedad santafesina en general, porque hay una migración de la banda de Los Monos, que no está toda encarcelada. Eso lo tiene que saber el gobernador Bonfatti. A ver, una banda como la de Los Monos no nace, crece y se desarrolla para morir en Rosario. Y ya hay una migración hacia lo que es la provincia de Buenos Aires. Razón por la cual me parece una gran imprudencia. Y ese melatol sigue teniendo connotaciones porque hay algunos socialistas que parece que cuando les hablan del tema del narcotráfico por poco se ponen a llorar. Ocurrió un poco en el coloquio de Ideas con el precandidato Hermes Binner.

¿Es el gobierno nacional una especie de PRI benévolo?

No me atrevería a hacer una afirmación de ese tipo. Realmente creo que cada país construye el delito con su color local, construye las mafias con su color local, e importa ciertas cosas. Creo que al gobierno todavía, para plantear un gobierno con características de PRI todavía nos falta atravesar la etapa que usted bien dice de elegir un candidato con las característica narco o terminar de financiar de una manera acabada, y diría casi explícita, una campaña.

Me hago una reflexión. Todas las construcciones sobre la zona Buenos Aires, zonas de mucha riqueza, y con dineros que no se terminan de entender de dónde vinieron -que acá también hay sobre la costa rosarina-, y que están desde 1999, y le diría que hasta el 2010, 2012, han blanqueado unos dineros, lo que me parece es que no hay todavía un correlato –y no sé si no habría que poner algún mecanismo de mirada muy vigilante-, una mecánica para resolver los dineros de las candidaturas 2015, de dónde vienen y en qué monto están. Le digo lo que me pasa para completar. Usted sabe que Rosario tiene un casco urbano donde uno puede más o menos moverse, 40 cuadras para ambos lados, donde uno puede moverse tranqui. Voy y vengo en taxi y veo cartelones de gobernadores que quieren ser presidentes, secretarios de Estado que quieren ser gobernadores. Y yo sé lo que cuestan esos paños. Y a un año vista de las elecciones, y sin las candidaturas puestas, eso es un dinero que yo n sé cómo pueden justificar. Una campaña va a costar entre 100 y 200 millones de pesos, ¿los tiene usted?

No.

Entonces no va a ser candidata a nada.

(Risas) Yo no quiero ser candidata a nada. Yo simplemente trabajo en investigación, trato de informar y, sostengo, el problema no son los narcos, el problema son los gobiernos. Ahora, sé que hay muchos candidatos que están con problemas financieros importantes y lo subsanan, no sé si vendrán por el lado empresarial, por dónde van a venir las finanzas. Verdaderamente no lo sé. No voy a hacer ningún juicio de valor al respecto, porque tampoco puedo prejuzgar. Yo simplemente hablo sobre lo cual estoy informada. Y he investigado al respecto. Lo cierto es que en el caso de Rosario, como en el caso de Buenos Aires, en realidad a nivel nacional hay un PBI narco delictivo muy móvil, que no tiene que ver con un aumento del delito sino con un desplazamiento, y lo que está pasando tanto en Buenos Aires como en Rosario, que encabezan el PBI narco delictivo, al cual le sigue Córdoba y la ciudad de Buenos Aires, hay un desplazamiento de la violencia que nada tiene que ver con la lucha contra el narcotráfico. Ahora, lo que llama la atención –y creo que tenemos que hacer una reflexión- es que una cosa es que este simulacro nacional y popular que nos está gobernado se haya creído el delirio; el problema es que también el delirio lo captó la Interpol. Entonces eso nos hace pensar que podemos llegar a entender –esto lo digo irónicamente- lo que es nuestra policía. Porque si la Interpol considera que Berni lucha contra el narcotráfico, cuando lo que hace es turismo aventura vendiendo las operaciones, proque paradójicamente también las tiene que vender porque los narcos están infiltrados con la gente de bien, bueno, tenemos un problema. Ya el delirio nos tapó.


Para escuchar el audio ir a: http://www.lodijeyoprimero.com/2014/11/no-somos-colombia-somos-mexico.html#more 

Entrevista completa. Maras y narcotráfico. Infobae TV. El estallido Narco.

Seducidos con el dos por uno

29 de octubre de 2014

Hacia el triángulo que encabeza Suárez. Villa Corea III.

No hay día para el mundo del paco. La voracidad de la vida loca envuelve a sus consumidores en una decadencia insoslayable para quienes han forjado la descomposición social durante los últimos años. Con estoicismo y jactancia.

Entregados en las villas. Zombies entre la multitud. Inquietos cuando los efectos comienzan a bajar y se vuelve imperiosa la necesidad de volver a experimentar. Ansiedad que los devora sin tiempo.

El flagelo se agudiza. La degradación hace carne.

El partido de San Martín, en la inquietante Provincia de Buenos Aires, no da respiro. Irrita. Subleva. Incomoda. 

El territorio está claramente dividido. Cada banda sabe cuál es su radio de acción y a quien debe responder para permanecer y pertenecer. No hay lugar para los cuestionamientos.

No hay conflicto mientras no se quiera pasar al Gigante.

El triángulo de San Martín


De vuelta en la Provincia de Buenos Aires se constata que, La Matanza, San Martín y Lanús, encabezan el PBI delictivo del Conurbano entregado.

El recorrido por Villa Corea y Villa la Rana dejaron los sinsabores de una minoridad, por un lado en riesgo, y por el otro lado, destruida. (Ver notas: http://www.soclauraetcharren.blogspot.com.ar/2014/08/villa-corea-la-fortaleza.html y http://www.soclauraetcharren.blogspot.com.ar/2014/09/paco-camorra.html )

El doloroso silencio del caso Candela y la vulnerabilidad de las familias que deben ser tenedoras involuntarias de droga para “proteger” a sus hijos. Para poder vivir en el seno de un lugar que comenzó siendo, ante el despojo, un refugio. Y que luego se convirtió, tras la toma narco, en una cotidiana pesadilla.

Combinaciones tóxicas de una realidad que hasta que no se pisa, se presenta como ajena.

La estación de turno es la de José León Suárez. Esa mezcla de feria y tránsito obsecuente, es la puerta de ingreso triángulo más complicado del Partido de San Martín.

Se trata del triángulo de la droga y la transa en todas sus vertientes. Lo componen José León Suárez, Billinghurst y Las Flores.

Seducidos, entregados y abandonados

El tráfico de información y las alertas entre bandas que se conjugan estratégicamente son una constante en todo el Conurbano Bonaerense. Conjugaciones que se llevan adelante con el debido cuidado para no enfurecer al Gigante que siempre puede entrar en recelo.

El riesgo es permanente para los niños marginales sin continentes. A los cuales se los busca, rigurosamente, para reclutar. Y para la acción, cualquier medio está permitido en este universo que, durante la última década, se supo regar sin límites. El universo Narco Mara. Con el color local del delito que construye cada país, así como también, con la impronta que le aporta la extranjerización que nos supo penetrar. 

Se acude, en San Martín particularmente, a cualquier método. Siempre, bajo la metodología delictiva. Así es como circula, por el triángulo, la seducción del dos por uno en dosis de paco y cocaína.

"La operación se realiza no más de dos veces. Con eso les basta", relata una mujer de ojos húmedos y mirada añeja en la contradicción de su juventud. 

Herramientas humanas, también descartables de las bandas narcos y de exonerados, le ofrecen a los marginales, dos dosis de alguna sustancia al precio de una. Como si les hiciesen un favor. Es el anzuelo utilizado para que caigan hasta que llega el momento en el que les dicen: “Si la queres gratis, te la vamos a dar. Vení con nosotros nada más”.

Así lo relata la misma mujer que lucha para sacar a su hijo de la barbarie. Que vive, día a día, la potencialidad de la muerte. Como viven tantas madres y familiares de niños de entre 12 y 18 años que se han unido a las bandas que operan en San Martín bajo el perverso método de la seducción del dos por uno.

Dejaron de pagar las dosis. Ni una, ni dos. Ahora, para consumir, solo deben salir a robar. Tal vez, si la “rosca” da, también a matar. Ocurre, que ya se alinearon finamente en la escala narco criminal que necesita, para mantener el mercado del narco menudeo activo que les da a las bandas "la diaria", chicos en banda.

Chicos entregadas al desborde. Sin conciencia de que si no los mata la droga, los matarán los mismos reclutadores cuando devengan en un problema. O tal vez, serán entregados al abandono. Tal como se los ver por los sigilosos pasillos de La Corea. En donde la droga sigue siendo, a pesar de la negación y el silencio cautivante, la génesis del caso Candela.

Sin prevención

Cuando el paco, la coca o las nuevas drogas sintéticas -Bomba y Oxi- que están ingresando al país desde Chile y Brasil, por las rutas 7/12/14, agudicen los estragos en las capas más bajas vulneradas también con planes y no con trabajo, quizás aparezca algún movimiento preventivo. 

Quizás, cuando se termine por diluir al tejido social que hoy atraviesa su peor estado de perforación, alguien decida iniciar la prevención. Y será, solo tal vez, en ese momento, cuando Argentina pueda comenzar a experimentar un verdadero e iniciado clima de seguridad. 


 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS