La comicidad desde arriba


El mundo que mira y escucha a la Presidente Cristina debe creer que en Argentina somos todos una manga de psicópatas. De vagos que le regamos el síndrome. "Entre la birra, el faso y los violetas".


En Argentina se trata de lo que hacen y cómo lo hacen. Se trata de lo que se dice y cómo se dice. 


Se trata de las formas hundidas en el disparate. 


De esa compleja y jactanciosa manera de llevarse puesto todo sin frenos. Sin reparos. Con la convicción de que una “Revolución” se hace bajo los principios de la naturalización de aquello que menoscaba a la familia, como célula de la sociedad.


Concebir que la inclusión y la igualdad necesitan, inexorablemente, de la compaginación de legalizaciones, es la metodología utilizada por el Gobierno de Cristina. Legalizaciones que no hacen más que atentar contra el bien común porque no están pensadas desde la construcción de una República sólida sino desde la performance que hizo, del “Zafe”, una cultura.


“Cristina, Cristina, Cristina corazón, acá tenemos los pibes para la Revolución”.


Se pasa también por la inducción del pensamiento asentado sobre la creencia que muchos jóvenes hoy tienen. Y que es, que el “modelo” que se profundiza apunta a una aceleración de los procesos colectivos en los cuales, los despojados del sistema, adquirirán los derechos perdidos y se los reinsertará, nuevamente, en el mercado de trabajo.


Los pobres integrados. El cambio de la pobreza estructural. La abolición de los homeless y su reubicación dentro de una vivienda digna son algunos de los velos de este Gobierno que por momentos, actúa como una Pandilla. Y que en sus exabruptos, así como en la manipulación de la construcción subjetiva, genera comicidades que luego se trasladan a chistes o a la caricaricatura de cada uno de ellos que origina, por 48 horas, vulnerabilidades.


LA POBREZA SIEMPRE FUNCIONAL A LOS GOBIERNOS.


Sin embargo, este Gobierno insiste. Compulsivamente. Envuelto en un delirio que nos abarca a todos pero que también nos divide, ya que el 46% de los argentinos le decimos No al sometimiento de nuestras cabezas. No admitimos, como zombies y aunque nos recorten, que esto es un Modelo Revolucionario. Sabemos que en realidad es un sistema que apunta a La Destrucción de la Sociedad. Un diagrama de Gobierno que encontró en el quiebre del tejido social y en la indagación del pasado como arma depredadora, sus válvulas de resistencia y supervivencia. 


Apuntando a la naturalización del delito. María José Lubertino. (Una de las patas del “Modelo”)


María José Lubertino, desde su banca, y bajo el éxtasis que le producen las cámaras de televisión, acomoda su discurso de forma patética. Se define como transgresora cuando en lugar de transgredir, delira con énfasis. Con la postura de la falta de respeto.


En un país en el cual, aumentó el Feminicidio y las violaciones son incluyentes, la negociación que plantea con los violadores es patológica. Porque la negociación del uso de preservativos, con un violador, es naturalizar la violación. Es, naturalizar el delito como eje social.


Son propuestas que indican una inclusión del delito como forma de vida. Una incorporación del "abuso como regla" en una país atravesado por la exposición de los seres humanos rifados. En donde parece haber una apología de las desgracias y las tragedias.


Un Gobierno que Vampiriza. Que se nutre del caos, gozando del estado de putrefacción que no crea Soldados sino Vagos con planes.




Los caníbales están adentro


Argentina, en materia de inseguridad, es un país Caníbal en estado naturaleza. A la espera de lo peor, cosechando las muertes de la abulia. La operación de las Mafias en el país, amparadas por la ausencia de un plan de seguridad, fomentó el "canibalismo" que estimula al crimen.


El nivel de la putrefacción se acelera en la Argentina de Hamlet. En donde se impone la falopa y hasta la comprensión de violetas. Darles lugar en nuestra vida sexual. Todos juntos y revueltos en el fenómeno de la Promiscuidad.


Entre lo local y lo importado


Guerra Narco Local. Importación de la Guerra Narco México/Colombiana. Narco Maras activas. Exonerados con armas de la Bonaerense y la Federal, más los paralelos que aún están dentro de la Fuerza, son los encargados de configurar el Mapa Delictivo de la Argentina. De asesorar a las Bandas formadas o bien, de organizar a las Pandillas que buscan saltar a la Mara.


Es que Argentina es un espacio propicio. Tan propicio que Las Guerras Narcos que tienen problemas para seguir su curso en Colombia y México, se trasladaron a nuestro país. Cúspide tapada de las Narco Maras del Triángulo Sur. (Argentina, Chile, Uruguay)


Maras de Guatemala, Honduras y El Salvador (Triángulo Mara Norte) desembarcaron en pequeñas células en la Argentina al igual que integrantes del Cartel de Sinaola y Los Zetas que operan en Buenos Aires y el Norte del país.


Todas vertientes de las Mafias del Crimen Organizado que en clicas, anclaron en nuestro país, para fusionarse con organizaciones criminales locales o bien, para conformar nuevas bajo el marco y amparo de un estado de sensación proclive al estado caníbal de todos contra todos.


Entradas populares