Río de Janeiro: "El Mito"

Una batalla narcótica que puede terminar en un mito o burbuja. El problema de la migración de los Narcos, Las Maras y la fusión.



La lucha desatada contra el Narco en Río de Janeiro comenzó hace años. Un proceso de iniciación lento y débil que alcanzó los índices de mayor contundencia y violencia en los últimos días.


Son varios hechos que llaman la atención. Sin embargo, el más llamativo, es el hecho de que las autoridades que comandaban la operación e incluso, muchos medios periodísticos, hacían hincapié en la necesidad de convertir a Río en una ciudad “digna” para los Juegos Olímpicos y la Copa del Mundo, olvidando a la población estable.


Dos lecturas se desprenden de la celeridad de la toma de las favelas y del apresamiento de varios integrantes de los Carteles de la Droga.


La primera lectura tiene que ver con la necesidad de erradicar el Narcotráfico en la emulación de una fotografía panorámica con intención internacional. La segunda lectura tiene que ver con efectos políticos no inocentes. Con un fin de mandato del actual Presidente Lula da Silva -más estimulado por la periferia que por el Brasil mismo- enmascarado de una parcial victoria, dada la legitimidad de operación otorgada a Sergio Cabral, sobre uno de los fenómenos más estremecedores y poderosos a nivel mundial que es el Narcoterrorismo. Porque si bien el actual Presidente de Brasil se muestra cauteloso en sus declaraciones y habla de la posibilidad de una “Guerra Civil” en este combate, no tiene otra propuesta de cómo llevar adelante el plan de lucha.


La toma de Alemao


Alemao no es una favela como cualquier otra. Es un complejo compuesto por doce favelas diferentes con una población de 60.000 personas. Una especie mucho más amplia y poderosa que la Villa 31 en Argentina, en la que se conjugan las 31 bis, el Barrio Chino y un nuevo más allá que prolifera.


La proyección internacional de Brasil en materia política puesta en duda por varios analistas y con evidentes puntos débiles en materia de seguridad, se encuentra hoy más cuestionada que antes debido a la construcción de una estrategia de batalla contra Los Narcos que puso en peligro, frente a la concreta militarización de las Favelas con tropas dirigidas desde la acción gubernamental del Gobernador de Río, a miles de personas que son, sin lugar a dudas, víctimas y rehenes de los Narcotraficantes que han buscado en casas de familia el resguardo de sus vidas.


Ocultarse de la milicia en hogares torturados y manipulados por quienes también se han hecho pasar por fuerzas de seguridad paralelas tras el alejamiento de la policía para custodiar los inmensos y laberínticos pasillos de las Favelas.


Utilizar la buena fe y la desesperación de los habitantes para operar conjuntamente con los Narcos. Una connivencia que recrudeció el crimen y el tráfico, llevando a tomar por asalto el dominio de los cientos de asentamientos que han convertido a Río en un centro urbano de masacre.


Ver nota Favelas Militarizadas: http://soclauraetcharren.blogspot.com/2009/10/favelas-militarizadas.html  


Una Guerra con derramamiento de sangre.


Es que tras esta Guerra, también se esconden los intereses de los Carteles que operan desde Europa. Que manejan, desde el otro continente, las células latinoamericanas. Entonces, pensar en combatir el narcotráfico en términos de parcialidad es como pensar en combatir a Las Maras en términos de Nacionalidad.


Veamos. La lucha contra el Narco se puede declarar exitosa cuando se desarticulan las células y se llega, a través de ellas, a la cúspide.


Desarme y encierro para evitar la migración regional y continental.


Brasil debe entablar lazos de solidaridad a nivel mundial porque si no, mientras un país combate, países como Venezuela y Estados Unidos se nutren del poder económico del tráfico de droga como consecuencia de los elevados índices de consumo registrados.


Lo mismo sucede con el caso de Las Maras. El Salvador las declara ilegales pero encuentran, dichas organizaciones, espacios de asentamiento en otros países que deberían seguir la misma línea. De ahí la importancia de la Unidad de Lucha.


Los Narcos o Carteles de la Droga ya no funcionan solos. Son NARCO MARAS.


Se han fusionado con las Bandas coptadas por los ex integrantes de ejércitos de elite. Con lo cual, la lucha es doble y de todo el continente.


No puede haber selectividad y discriminación de peligrosidad organizativa, ya que cada una de las agrupaciones armadas ha ido asimilando y desarrollando lo aprendido por sus respectivos coptadores.


Han internalizado también, todo lo que es traición. Las Maras traicionan a las Bandas. Las Maras traicionan a los Ex Zetas. Estos últimos al ejército y así se conforma, con cada eslabón, la cadena de traiciones. Por tales motivos, el enfrentamiento contra la Narco Criminalidad debe ser Global para que no se produzca, ni la migración de Las Maras, ni la migración de los Narcos y tampoco, de la fusión.


De suceder, todo lo que hoy se fogonea como la superioridad de Río de Janeiro (Brasil) en la escalada anti- drogas, se convertirá en lo que se prevé como el Mito o la Burbuja carioca ante el aluvión de espectadores que traerán los eventos olímpicos y mundialistas. Acontecimientos mayores para la exportación e importación de Narcos camuflados.


(Imagen extraída de http://www.vanguardia.com.mx/intensificanelcercoenfavelasdebrasilenbuscadenarcos-597363.html)

Entradas populares