Malabarismo social

Mientras Centroamérica se une para combatir a las Narco Maras, Argentina encabeza el proceso de crecimiento de embriones mareros.



La noticia sobre la penalización de Las Maras en El Salvador ocasionó un fuerte estallido en el universo de las pandillas amparadas en los fracasos gubernamentales. En los intentos frustrados por combatirlas. Planes que solo favorecieron a la proliferación de las mismas, así como a la profundización de un término, como es Maras, ya estandarizado para gran parte de las agrupaciones de chicos jóvenes.

Estado de situación
El debate para lograr que las pandillas sean declaradas ilegales demuestra dos cosas. En primer lugar, los avances en materia de investigación muestran la relación de los Narcos con las Pandillas. Una ecuación que da como resultado el fenómeno Narco Maras. En segundo lugar, se observa el compromiso para con toda una sociedad rehén de aquellas organizaciones que comenzaron siendo menores en materia delictiva y que hoy ya son verdaderos aparatos mafiosos que no solo controlan la urbanidad sino también, la frontera.


El límite de la ley, de la normativa que debe cumplirse, desató así un descontrol al interior de las cárceles. En las calles salvadoreñas. E invitó, implícitamente, a gestarse una unidad centroamericana contra Las Maras.


Colom –Presidente de Guatemala- ya analiza la posibilidad de homologar una ley para combatir a las Pandillas aunque también baraja las frustraciones de planes llevados adelante, como La Ley Antimaras en Honduras. Decisión que se llevó a cabo en un contexto argumental precario y menos contundente.

Porque para hacer efectiva una decisión que modifica el Panorama Callejero y Fronterizo de la Región es necesario ser solvente. Bancar la decisión independientemente del estallido de Las Maras en frente de choque.

Contraofensiva Mara
Funes, ratifica la Ley antipandillas más allá de la semi parálisis ocasionada en el país por integrantes de la MS 13 y la M 18 en repudio a lo sancionado por la Asamblea. Buscan, a través de un dominio del servicio de transporte, los saqueos y otros actos de violencia, que el Presidente salvadoreño de marcha atrás con la contundente medida que es sostenida con firmeza.


También es clara la organización de pandilleros adictos en centros de rehabilitación; a través del tráfico de información en internet y todos los instrumentos proporcionados por la globalización. Es decir, la lucha trascendió el campo simbólico para asentarse en un campo de acción que combina la naturaleza violenta de Las Maras para dominar los hilos del poder con una estampida caótica para interceder, desde la coacción, en la legislación.


Trascendencia embrionaria
Mientras tanto, en Argentina, la crisis se agudiza. La inseguridad es la vedette que encabeza la escena cotidiana. La marquesina de los medios de comunicación. Aunque las noticias sobre lo que sucede en El Salvador, prácticamente, han sido declaradas inexistentes en la sección internacional de varios periódicos nacionales. Lo cual, es un indicador de abulia. Sobre todo, cuando el alerta ya ha sido lanzado por diferentes especialistas que marcan el avance de pandillas sofisticadas.


Es grave la no información y la desinformación, cuando la realidad está atravesada por la brutalidad del crimen organizado. Cuando el crecimiento cuantitativo del delito crece mes tras mes, ya que la ausencia de medidas invita al desarrollo interior de los grupos pandilleros armados. Aquellos que han optado por la vía de la trascendencia embrionaria. Que son provistos, por exonerados de las fuerzas de seguridad, de armas de guerra.


Que se nutren de la importación de mareros que traen un bagaje de barbarie a nivel cualitativo que los ubica en un rango superior al local y que por ende, pueden sentar las bases de dominio para que las pandillas en crecimiento dejen su estado larval y pasen a ser Narco Maras que centroamericanizarán una Argentina al límite.


Porque con planes que nadie conoce y silencios estremecedores, se juega, hasta la humillación y subestimación, al malabarismo social.

Entradas populares