Jaque Mate

Pandillas, Narco Maras y ex Policías: “Los buenos vecinos”. Los efectos de la ilegalidad de Las Maras en El Salvador. Y el INDEC de la inseguridad.


Preliminares


La exacerbación de la violencia y el éxodo de las organizaciones criminales en sus variadas presentaciones alteran el orden social de sus países de origen. Ponen en vilo a Naciones que no tienen en su núcleo poblacional pandillas de las características de la MS13 o M 18 o que transitan, como es el caso del Triángulo Sur (Argentina, Uruguay, Chile), por un estado embrionario.


Existe un reacomodamiento de tales organizaciones que modifica inexorablemente el panorama continental. Fue, haberlas declarado ilegítimas y mantener la decisión más allá del caos ocasionado. Dos instancias claves que condicionan las legislaciones del resto de los países del Triángulo Mara Norte (Guatemala, Honduras) que encontraron, en El Salvador, la base para poder actuar legalmente contra Las Maras.


Lecturas del fenómeno


La primera lectura ante la embestida de las pandillas que tomaron la ciudad de El Salvador, paralizándola prácticamente, fue vista por muchos analistas como un cercamiento al Gobierno. Sin embargo, desde este espacio, sostengo que el rigor de la convicción del Presidente Funes no es más que un jaque mate a Las Maras. Por lo menos, en el país que las vio crecer y desarrollarse. Porque la ilegalidad de las mismas las vuelve vulnerables y de fácil marcado por las fuerzas de seguridad. Entonces, la circulación de ellas así como su proliferación empieza a sentir trabas que van desde lo constitucional hasta lo estructural.


La vía a tomar es la migración. Una migración que ya no es sencilla, puesto que el mundo conoce la existencia de pandillas que luego son coptadas por el Narco para convertirse en verdaderas mafias de poder. El mundo conoce a Las Maras y quienes desean salvaguardar a sus Naciones aplicarán todas las medidas necesarias para frenar la penetración fronteriza.


Análisis de anticipación


El 8 de septiembre se publicó en este Blog, Agenda selectiva. Un material que daba cuenta de todo lo que iba a suceder a partir de una legislación única en cuanto al reconocimiento del Gobierno en decir que Las Maras ya no son las pandillas del maldito simulacro de los chicos en banda. O del cliché bajo el que se amparaban como víctimas de un sistema. La sanción dio cuenta de un estado de situación que necesitaba de un continente legal así como también, psicológico del mandatario y la Asamblea.


Se sentaron las bases de que Pandillas no son Maras.


Así, Las Maras en su relación con el narco crimen buscarían dar un revés porque la consciencia acerca de la difícil movilidad dentro de la región existe desde hace, por lo menos, 5 años.


La tercera vía, es el sur. http://sociedadymedios.blogspot.com/2010/09/agenda-selectiva.html

“Qué bonita vecindad”


A través del tráfico de información y de aquellos miembros que han ingresado a Argentina -cúspide de la triangulación- para inspeccionar el terreno y los métodos contra el delito, encontraron un espacio propicio para su instalación; con jóvenes abiertos a la coptación; con un tráfico de armas de fácil acceso; y una reserva de ex integrantes de las fuerzas de seguridad que operan en un radio de extensa superficie como es la Provincia de Buenos Aires y articulan los brotes, larvas o embriones mafiosos conforme a la legitimidad del silencio o de la inacción de los grandes grupos del poder político y económico.


Conviven, como si fuesen “buenos vecinos”.


Porque así como El Salvador está dando jaque mate a las Maras a pesar de que la lucha continúa y no es sencilla, en Argentina, las pandillas locales potenciadas por las que ya migraron y las que migrarán, pueden dar un jaque mate de dominio a todo el sur que cuenta, entre otras cosas, con las cocinas que ellos necesitan para tener solventada su economía. Y de una falta de radarización que les facilita el trabajo de la transa de mercancía.


El INDEC de la Inseguridad


Así como el INDEC devino en un instituto de números ficticios, irreales y manipulados; la Procuración General de la Corte, que es la que hace las estadísticas como declaró el Ministro de Seguridad Casal a Radio 10, también es un organismo de malversación de números funcionales al Gobierno para calmar la agitación de una sociedad que se encuentra rodeada de delincuencia.


“El primer semestre de 2010, en comparación con 2009, muestra una baja de 3% en general y un 6% en el núcleo duro de la inseguridad". (Fuente: INFOBAE)


Los números parecen ser expresiones de deseo. En todo caso, habría que ver cuáles son los delitos que mermaron y cuáles los que crecieron. Porque los hurtos y arrebatos, en la Argentina de Hamlet, ya son un “juego de niños”.


El delito mutó gravemente. Se dirigió y dirige al Narcotráfico. A la formación de “ejércitos paralelos” para controlar las fronteras y repartir la droga. A la organización de las mafias para dar grandes golpes. El delito no es menor. Estamos frente a grupos delictivos protegidos por importantes economías. Entonces, si estas son las medidas de seguridad que tiene Casal -"Acá hay que trabajar con prevención, más operativos, con menor incidencia, como decimos nosotros, sin armas y sin drogas" (Fuente: INFOBAE)- comprendemos los por qué, del arribo de los carteles de la droga; de ex integrantes de ejércitos de elite. Y de las Maras que observan, que en materia de seguridad, Argentina es una fiesta.

Entradas populares