Jaque Mate

28 de septiembre de 2010

Pandillas, Narco Maras y ex Policías: “Los buenos vecinos”. Los efectos de la ilegalidad de Las Maras en El Salvador. Y el INDEC de la inseguridad.


Preliminares


La exacerbación de la violencia y el éxodo de las organizaciones criminales en sus variadas presentaciones alteran el orden social de sus países de origen. Ponen en vilo a Naciones que no tienen en su núcleo poblacional pandillas de las características de la MS13 o M 18 o que transitan, como es el caso del Triángulo Sur (Argentina, Uruguay, Chile), por un estado embrionario.


Existe un reacomodamiento de tales organizaciones que modifica inexorablemente el panorama continental. Fue, haberlas declarado ilegítimas y mantener la decisión más allá del caos ocasionado. Dos instancias claves que condicionan las legislaciones del resto de los países del Triángulo Mara Norte (Guatemala, Honduras) que encontraron, en El Salvador, la base para poder actuar legalmente contra Las Maras.


Lecturas del fenómeno


La primera lectura ante la embestida de las pandillas que tomaron la ciudad de El Salvador, paralizándola prácticamente, fue vista por muchos analistas como un cercamiento al Gobierno. Sin embargo, desde este espacio, sostengo que el rigor de la convicción del Presidente Funes no es más que un jaque mate a Las Maras. Por lo menos, en el país que las vio crecer y desarrollarse. Porque la ilegalidad de las mismas las vuelve vulnerables y de fácil marcado por las fuerzas de seguridad. Entonces, la circulación de ellas así como su proliferación empieza a sentir trabas que van desde lo constitucional hasta lo estructural.


La vía a tomar es la migración. Una migración que ya no es sencilla, puesto que el mundo conoce la existencia de pandillas que luego son coptadas por el Narco para convertirse en verdaderas mafias de poder. El mundo conoce a Las Maras y quienes desean salvaguardar a sus Naciones aplicarán todas las medidas necesarias para frenar la penetración fronteriza.


Análisis de anticipación


El 8 de septiembre se publicó en este Blog, Agenda selectiva. Un material que daba cuenta de todo lo que iba a suceder a partir de una legislación única en cuanto al reconocimiento del Gobierno en decir que Las Maras ya no son las pandillas del maldito simulacro de los chicos en banda. O del cliché bajo el que se amparaban como víctimas de un sistema. La sanción dio cuenta de un estado de situación que necesitaba de un continente legal así como también, psicológico del mandatario y la Asamblea.


Se sentaron las bases de que Pandillas no son Maras.


Así, Las Maras en su relación con el narco crimen buscarían dar un revés porque la consciencia acerca de la difícil movilidad dentro de la región existe desde hace, por lo menos, 5 años.


La tercera vía, es el sur. http://sociedadymedios.blogspot.com/2010/09/agenda-selectiva.html

“Qué bonita vecindad”


A través del tráfico de información y de aquellos miembros que han ingresado a Argentina -cúspide de la triangulación- para inspeccionar el terreno y los métodos contra el delito, encontraron un espacio propicio para su instalación; con jóvenes abiertos a la coptación; con un tráfico de armas de fácil acceso; y una reserva de ex integrantes de las fuerzas de seguridad que operan en un radio de extensa superficie como es la Provincia de Buenos Aires y articulan los brotes, larvas o embriones mafiosos conforme a la legitimidad del silencio o de la inacción de los grandes grupos del poder político y económico.


Conviven, como si fuesen “buenos vecinos”.


Porque así como El Salvador está dando jaque mate a las Maras a pesar de que la lucha continúa y no es sencilla, en Argentina, las pandillas locales potenciadas por las que ya migraron y las que migrarán, pueden dar un jaque mate de dominio a todo el sur que cuenta, entre otras cosas, con las cocinas que ellos necesitan para tener solventada su economía. Y de una falta de radarización que les facilita el trabajo de la transa de mercancía.


El INDEC de la Inseguridad


Así como el INDEC devino en un instituto de números ficticios, irreales y manipulados; la Procuración General de la Corte, que es la que hace las estadísticas como declaró el Ministro de Seguridad Casal a Radio 10, también es un organismo de malversación de números funcionales al Gobierno para calmar la agitación de una sociedad que se encuentra rodeada de delincuencia.


“El primer semestre de 2010, en comparación con 2009, muestra una baja de 3% en general y un 6% en el núcleo duro de la inseguridad". (Fuente: INFOBAE)


Los números parecen ser expresiones de deseo. En todo caso, habría que ver cuáles son los delitos que mermaron y cuáles los que crecieron. Porque los hurtos y arrebatos, en la Argentina de Hamlet, ya son un “juego de niños”.


El delito mutó gravemente. Se dirigió y dirige al Narcotráfico. A la formación de “ejércitos paralelos” para controlar las fronteras y repartir la droga. A la organización de las mafias para dar grandes golpes. El delito no es menor. Estamos frente a grupos delictivos protegidos por importantes economías. Entonces, si estas son las medidas de seguridad que tiene Casal -"Acá hay que trabajar con prevención, más operativos, con menor incidencia, como decimos nosotros, sin armas y sin drogas" (Fuente: INFOBAE)- comprendemos los por qué, del arribo de los carteles de la droga; de ex integrantes de ejércitos de elite. Y de las Maras que observan, que en materia de seguridad, Argentina es una fiesta.

Malabarismo social

14 de septiembre de 2010

Mientras Centroamérica se une para combatir a las Narco Maras, Argentina encabeza el proceso de crecimiento de embriones mareros.



La noticia sobre la penalización de Las Maras en El Salvador ocasionó un fuerte estallido en el universo de las pandillas amparadas en los fracasos gubernamentales. En los intentos frustrados por combatirlas. Planes que solo favorecieron a la proliferación de las mismas, así como a la profundización de un término, como es Maras, ya estandarizado para gran parte de las agrupaciones de chicos jóvenes.

Estado de situación
El debate para lograr que las pandillas sean declaradas ilegales demuestra dos cosas. En primer lugar, los avances en materia de investigación muestran la relación de los Narcos con las Pandillas. Una ecuación que da como resultado el fenómeno Narco Maras. En segundo lugar, se observa el compromiso para con toda una sociedad rehén de aquellas organizaciones que comenzaron siendo menores en materia delictiva y que hoy ya son verdaderos aparatos mafiosos que no solo controlan la urbanidad sino también, la frontera.


El límite de la ley, de la normativa que debe cumplirse, desató así un descontrol al interior de las cárceles. En las calles salvadoreñas. E invitó, implícitamente, a gestarse una unidad centroamericana contra Las Maras.


Colom –Presidente de Guatemala- ya analiza la posibilidad de homologar una ley para combatir a las Pandillas aunque también baraja las frustraciones de planes llevados adelante, como La Ley Antimaras en Honduras. Decisión que se llevó a cabo en un contexto argumental precario y menos contundente.

Porque para hacer efectiva una decisión que modifica el Panorama Callejero y Fronterizo de la Región es necesario ser solvente. Bancar la decisión independientemente del estallido de Las Maras en frente de choque.

Contraofensiva Mara
Funes, ratifica la Ley antipandillas más allá de la semi parálisis ocasionada en el país por integrantes de la MS 13 y la M 18 en repudio a lo sancionado por la Asamblea. Buscan, a través de un dominio del servicio de transporte, los saqueos y otros actos de violencia, que el Presidente salvadoreño de marcha atrás con la contundente medida que es sostenida con firmeza.


También es clara la organización de pandilleros adictos en centros de rehabilitación; a través del tráfico de información en internet y todos los instrumentos proporcionados por la globalización. Es decir, la lucha trascendió el campo simbólico para asentarse en un campo de acción que combina la naturaleza violenta de Las Maras para dominar los hilos del poder con una estampida caótica para interceder, desde la coacción, en la legislación.


Trascendencia embrionaria
Mientras tanto, en Argentina, la crisis se agudiza. La inseguridad es la vedette que encabeza la escena cotidiana. La marquesina de los medios de comunicación. Aunque las noticias sobre lo que sucede en El Salvador, prácticamente, han sido declaradas inexistentes en la sección internacional de varios periódicos nacionales. Lo cual, es un indicador de abulia. Sobre todo, cuando el alerta ya ha sido lanzado por diferentes especialistas que marcan el avance de pandillas sofisticadas.


Es grave la no información y la desinformación, cuando la realidad está atravesada por la brutalidad del crimen organizado. Cuando el crecimiento cuantitativo del delito crece mes tras mes, ya que la ausencia de medidas invita al desarrollo interior de los grupos pandilleros armados. Aquellos que han optado por la vía de la trascendencia embrionaria. Que son provistos, por exonerados de las fuerzas de seguridad, de armas de guerra.


Que se nutren de la importación de mareros que traen un bagaje de barbarie a nivel cualitativo que los ubica en un rango superior al local y que por ende, pueden sentar las bases de dominio para que las pandillas en crecimiento dejen su estado larval y pasen a ser Narco Maras que centroamericanizarán una Argentina al límite.


Porque con planes que nadie conoce y silencios estremecedores, se juega, hasta la humillación y subestimación, al malabarismo social.

Agenda selectiva

8 de septiembre de 2010


Los efectos que las medidas tomadas en el Congreso Salvadoreño sobre las Maras pueden tener sobre Argentina. Más, exclusión de pobreza e inseguridad de la agenda política.



Las últimas noticias sobre Las Maras en Centroamérica condicionan, inexorablemente, todo el panorama de América y el mundo.


La decisión -tras un largo período de debate de la Asamblea de El Salvador- de declarar ilegales a las Maras, es el avance más concreto hasta el momento en materia de paulatina erradicación del fenómeno en el país. http://www.laprensagrafica.com/el-salvador/politica/139789-hasta-10-anos-de-carcel-por-integrar-pandillas.html

Un continente legal que las declara ilegítimas y que pena la nueva conformación de dichas organizaciones delictivas, ya que América Central ha comenzado a internalizar la estrecha relación de las Pandillas con el crimen organizado y Narcos para conformar Las Maras propiamente dichas.


Ahora bien, la legislación que repercute en el Triángulo Mara Norte para dar un espacio de futura situación de tranquilidad produce un efecto, sin quererlo, contrario en el Triángulo Embrionario Latinoamericano. Eso se debe a que el hemisferio sur se ha convertido en un territorio de tránsito, tráfico y asentamiento de individuos y agrupaciones que ya no pueden operar en sus países de orígenes.


Así es como la falta de políticas de seguridad y la ausencia de los problemas más urgentes en la agenda gubernamental Argentina, han convertido a nuestra Nación en la punta principal del Triángulo. De hecho, es la inseguridad la que marca el ritmo de la sociedad. La que condiciona nuestras formas de actuar, pensar y sentir. Nuestra construcción subjetiva.


La que modela nuestro campo de acción cada vez más limitado por el miedo. Es decir, se maneja una agenda selectiva que excluye a la pobreza y a la inseguridad porque mientras ambas variables existan, la mirada social estará puesta y ocupada en sobrevivir. Y menos atenta a manejos que nos convierten en un país retardatario.


La mafia del narcotráfico supo coptar pandilleros para crear Maras, así como los carteles de la droga ingresaron a nuestro país para sumarse a una localidad frenética que se siente en diferentes sectores sociales. Que se muestra crudamente en la lucha de bandas en la “defensa” de los barrios.


La pelea por cuadras delimitadas por los mismos individuos que encontraron en la pandilla un lugar de pertenecía. Una pertenencia que con el correr del tiempo, los más osados y ávidos de poder, dejarán. Querrán ser parte de la línea pesada del delito. De la frontera. Participar de los hilos sociales del poder manejados por los grandes grupos del poder político y económico.


Se refugiarán bajo el ala de los exonerados de la Federal y la Bonaerense. Se alinearán con Las Maras importadas que ya son parte de los círculos delictivos argentinos concentrados en el Conurbano Bonaerense y en el Norte del País.


Combinarán las prácticas locales con las aprendidas.


Porque en la Argentina de Hamlet, o bien bárbara y hobbesiana, la ley se presenta en forma de criminalidad. No se previene y tampoco se sanciona. No se previene la creciente formación de embriones de Maras y tampoco se sanciona o se legisla porque todo lo que indica orden es sinónimo de recorte de libertades.


No se crean, ni desde el gobierno ni la oposición, planes de seguridad que eviten terminar en una explosión como la Centroamericana.

Una Centroamérica que tuvo que llegar a su punto sangriento más álgido para tomar conciencia y medidas.

Sobre Las Maras

2 de septiembre de 2010

Diversas posturas sobre el fenómeno de Las Maras en el mundo son reunidas en el BLOG de la Comunidad El País. El Salvador.

Interesante recopilacióon sobre los análisis realizados por los distintos especialistas del mundo. En la recopilación mencionado, citan mi libro Esperando Las Maras, Estado embrionario en Argentina además de exponer algunos párrafos sobre la tesis que sostengo desde hace más de cuatro años.

El enlace es:
http://lacomunidad.elpais.com/marasyotrosgrupos/2010/8/15/maras-ingresan-europa-una-sus-puertas-principales-

Si no pueden ingresar, colocar el enlace directamente en la barra de direcciones del explorer.
 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS