Argentina: Emblema de la inseguridad

21 de diciembre de 2010

Pantallazo regional sobre el problema del Narco y Las Maras.

Nos encontramos en el punto más álgido de la violencia por el Narcotráfico que se expande y crece a pesar del accionar de países que buscan combatirlo. Es que el crecimiento se debe a la falta de unidad regional en América y a la legitimidad internacional de los grandes grupos del poder político y económico.

No existe un consenso de acción y la dinámica de la barbarie va tomando diversas formas que confluyen en la coptación de nuevos cerebros para operar en las fronteras; en los grandes centros urbanos; y a modo de “mulas” para traficar la droga.

Río de Janeiro fue un Mito que no combatió acabadamente al Narco. El Salvador, en cambio, fue el punta pié inicial para erradicar a Las Maras, declarándolas inconstitucionales.

Pero así como la lucha de Río de Janeiro no encontró eco en otras ciudades del país carioca y vecinos; tampoco El Salvador recibió con contundencia el llamado a la integración de un plan común de lucha Anti- Narco Maras por parte del Triángulo Norte (Honduras-Guatemala-El Salvador).

Así es como las pandillas salvadoreñas migraron hacia otros lugares de Centroamérica y Latinoamérica. Lugares caracterizados por la permeabilidad fronteriza y la vulnerabilidad gubernamental.

ARGENTINA EMBRIONARIA: Emblema de la inseguridad.

Cuesta internalizar que un país democrático considere que los continentes legales necesarios para funcionar como sociedad sean sinónimo de represión o recorte de libertades. Sin embargo, en la Argentina de Hamlet, en la que cada día la podredumbre se huele más, estamos sumidos al escandaloso retroceso y a la instalación de organizaciones criminales que, mediante el tráfico globalizado de información, encontraron un espacio propicio para asentarse y crear una estructura local con una cabeza importada.

Un cabecilla extranjero acompañado por grupos armados y adiestrados por exonerados de las Fuerzas de Seguridad que gozan del encajonamiento de los sumarios.

Cadenas que se gestan para luego experimentar la constante de la traición y volver a empezar, construyendo nuevas pandillas. Más sofisticadas y provistas de armas de guerra se despliegan, en Argentina, por el Norte abandonado de seguridad y la incendiada Provincia de Buenos Aires. Siempre a la deriva y en intentos que devienen en burlas.

GUATEMALA AL LÍMITE.

Las fronteras en Guerra: El norteño departamento de Alta Verapaz, en Guatemala, cumplió sus primeras 24 horas en un estado de sitio que el gobierno Álvaro Colom decretó debido a la violencia del narcotráfico. (BBC MUNDO)

Esta situación se debe al arribo de los carteles de la droga mexicanos. Células de Narcotraficantes Zetas (Ex integrantes de ejército de elite) tomaron la zona de la frontera en un asentamiento claramente delimitado y protegido por el uso de armas.

Hoy América Central internaliza que Pandillas no son Maras. Que el Narco se combate al mismo tiempo que se combate a las Maras fusionadas con los primeros.

Hoy, Argentina reconoce que hay inseguridad pero niega la existencia de Maras en estado embrionario; desconoce intencionalmente el arribo de carteles de la droga colombianos y “absuelve”, en la jactancia de la superioridad, la práctica de ex integrantes de ejércitos de elite por negar su brutal aparición.

Ante las patéticas negaciones que se hacen públicas, El Ministerio conducido por Nilda Garré se presenta como una ficción. Como un Ministerio de Seguridad de acción fantasma para calmar a una sociedad desencantada y harta de las usurpaciones. De la parcialidad de los Derechos Humanos; de una visión de igualdad que utiliza a la pobreza para tapar el déficit de gestión y de personajes que manchan con el delito el uniforme de policía.

PRIMERA MEDIDA: Garré determinó que la Policía Federal no podrá asistir al control de manifestaciones con armas de fuego o escopetas de uso dual. Si la policía no puede portar armas, entonces, no es policía. Sin no están capacitados para ello, entonces, es porque no existe preparación e idoneidad.

En cuanto a la pobreza, pobreza no siempre es delincuencia. Pobreza no es la mugre que se dejó en el Indoamericano. Pobreza no es portación de armas. Pobreza es un estado vulnerable que tiene sus variables más complejas en la estructura y el pauperismo de las condiciones de vida que no cubren las necesidades básicas.

Delincuencia es: Usurpar, tomar por asalto un espacio público, golpear, organizarse para incendiar puertas de edificios y disparar a mansalva.

Se reproduce el caos porque a causa de los planes sociales y la no creación de empleos se fomenta la VAGANCIA. Local e importada.
NO SE OPERA DIALÉCTICAMENTE.


Vagos que se convierten pues, en individuos apetecibles y funcionales para trabajar en la criminalidad que logra desestabilizar a la población dentro de un paradigma narcotizado e industrializado en materia de crimen organizado.

Río de Janeiro: "El Mito"

3 de diciembre de 2010

Una batalla narcótica que puede terminar en un mito o burbuja. El problema de la migración de los Narcos, Las Maras y la fusión.



La lucha desatada contra el Narco en Río de Janeiro comenzó hace años. Un proceso de iniciación lento y débil que alcanzó los índices de mayor contundencia y violencia en los últimos días.


Son varios hechos que llaman la atención. Sin embargo, el más llamativo, es el hecho de que las autoridades que comandaban la operación e incluso, muchos medios periodísticos, hacían hincapié en la necesidad de convertir a Río en una ciudad “digna” para los Juegos Olímpicos y la Copa del Mundo, olvidando a la población estable.


Dos lecturas se desprenden de la celeridad de la toma de las favelas y del apresamiento de varios integrantes de los Carteles de la Droga.


La primera lectura tiene que ver con la necesidad de erradicar el Narcotráfico en la emulación de una fotografía panorámica con intención internacional. La segunda lectura tiene que ver con efectos políticos no inocentes. Con un fin de mandato del actual Presidente Lula da Silva -más estimulado por la periferia que por el Brasil mismo- enmascarado de una parcial victoria, dada la legitimidad de operación otorgada a Sergio Cabral, sobre uno de los fenómenos más estremecedores y poderosos a nivel mundial que es el Narcoterrorismo. Porque si bien el actual Presidente de Brasil se muestra cauteloso en sus declaraciones y habla de la posibilidad de una “Guerra Civil” en este combate, no tiene otra propuesta de cómo llevar adelante el plan de lucha.


La toma de Alemao


Alemao no es una favela como cualquier otra. Es un complejo compuesto por doce favelas diferentes con una población de 60.000 personas. Una especie mucho más amplia y poderosa que la Villa 31 en Argentina, en la que se conjugan las 31 bis, el Barrio Chino y un nuevo más allá que prolifera.


La proyección internacional de Brasil en materia política puesta en duda por varios analistas y con evidentes puntos débiles en materia de seguridad, se encuentra hoy más cuestionada que antes debido a la construcción de una estrategia de batalla contra Los Narcos que puso en peligro, frente a la concreta militarización de las Favelas con tropas dirigidas desde la acción gubernamental del Gobernador de Río, a miles de personas que son, sin lugar a dudas, víctimas y rehenes de los Narcotraficantes que han buscado en casas de familia el resguardo de sus vidas.


Ocultarse de la milicia en hogares torturados y manipulados por quienes también se han hecho pasar por fuerzas de seguridad paralelas tras el alejamiento de la policía para custodiar los inmensos y laberínticos pasillos de las Favelas.


Utilizar la buena fe y la desesperación de los habitantes para operar conjuntamente con los Narcos. Una connivencia que recrudeció el crimen y el tráfico, llevando a tomar por asalto el dominio de los cientos de asentamientos que han convertido a Río en un centro urbano de masacre.


Ver nota Favelas Militarizadas: http://soclauraetcharren.blogspot.com/2009/10/favelas-militarizadas.html  


Una Guerra con derramamiento de sangre.


Es que tras esta Guerra, también se esconden los intereses de los Carteles que operan desde Europa. Que manejan, desde el otro continente, las células latinoamericanas. Entonces, pensar en combatir el narcotráfico en términos de parcialidad es como pensar en combatir a Las Maras en términos de Nacionalidad.


Veamos. La lucha contra el Narco se puede declarar exitosa cuando se desarticulan las células y se llega, a través de ellas, a la cúspide.


Desarme y encierro para evitar la migración regional y continental.


Brasil debe entablar lazos de solidaridad a nivel mundial porque si no, mientras un país combate, países como Venezuela y Estados Unidos se nutren del poder económico del tráfico de droga como consecuencia de los elevados índices de consumo registrados.


Lo mismo sucede con el caso de Las Maras. El Salvador las declara ilegales pero encuentran, dichas organizaciones, espacios de asentamiento en otros países que deberían seguir la misma línea. De ahí la importancia de la Unidad de Lucha.


Los Narcos o Carteles de la Droga ya no funcionan solos. Son NARCO MARAS.


Se han fusionado con las Bandas coptadas por los ex integrantes de ejércitos de elite. Con lo cual, la lucha es doble y de todo el continente.


No puede haber selectividad y discriminación de peligrosidad organizativa, ya que cada una de las agrupaciones armadas ha ido asimilando y desarrollando lo aprendido por sus respectivos coptadores.


Han internalizado también, todo lo que es traición. Las Maras traicionan a las Bandas. Las Maras traicionan a los Ex Zetas. Estos últimos al ejército y así se conforma, con cada eslabón, la cadena de traiciones. Por tales motivos, el enfrentamiento contra la Narco Criminalidad debe ser Global para que no se produzca, ni la migración de Las Maras, ni la migración de los Narcos y tampoco, de la fusión.


De suceder, todo lo que hoy se fogonea como la superioridad de Río de Janeiro (Brasil) en la escalada anti- drogas, se convertirá en lo que se prevé como el Mito o la Burbuja carioca ante el aluvión de espectadores que traerán los eventos olímpicos y mundialistas. Acontecimientos mayores para la exportación e importación de Narcos camuflados.


(Imagen extraída de http://www.vanguardia.com.mx/intensificanelcercoenfavelasdebrasilenbuscadenarcos-597363.html)

Cárceles, villas y bandas

23 de noviembre de 2010

La organización delictiva carcelaria y la funcionalidad de la pobreza. Venezuela, Brasil y Rosario (Argentina).



El colapso del sistema penitenciario en América y la falta de un continente preparado para poner freno a la violencia que llevó a hombres y mujeres a formar parte de las cárceles, no tiene límites. Porque lejos de regenerarse y de estar debidamente separados de acuerdo a los delitos cometidos, todos se encuentran juntos y revueltos en una vorágine delictiva que crece y se desarrolla tras los muros. Que repercute afuera.


Vidas paralelas.


El muro que se levanta resguardando aparentemente a la sociedad, es solo un mecanismo de reclusión de delincuentes que cambian de ámbito pero no de hábitos. Es que los muros no son un impedimento para el contacto con el exterior, ya que mediante guardia cárceles o visitas, los convictos más peligrosos y con poder en las afueras delinean cuáles son las estrategias que deberán seguir aquellos individuos alineados que aún mantienen devoción por el “líder” tras las rejas.


Cárcel: La cultura del amparo asentada sobre un sistema de creencias que cobra fortaleza en la dinámica de las relaciones humanas.


Es que el delincuente encarcelado se encuentra amparado por los hilos de poder que logró tejer afuera. Y ese poder externo, implica, inexorablemente, un poderío interno que no lo vulnera ante la brutalidad carcelaria.


La dialéctica de la tragedia se conjuga en la relación Dentro Fuera.


En la convocatoria del jefe que logra, con solo un aviso, reunir a la banda que está operando en el exterior para que las noticias lleguen al interior de la cárcel. Para que los jefes de las otras organizaciones sepan, que más allá del encierro, hay un “Capo” que maneja las coordenadas del enloquecedor y redituable mundo del Narco contextuado en las fronteras, las calles y los muros.


La seguridad como ficción.


En la clandestinidad de la prisión o en los llamados “aguantaderos” reina la ilegalidad que recorre América. Que tenía su centro de actividad más riesgoso en materia de Bandas y Maras en Centroamérica hasta que la transición de una organización a otra, con la respectiva operación de los carteles de la droga y los ex ejércitos de elite, logró expandir el fenómeno hasta instalarlo en forma embrionaria en una Latinoamérica en la que confluyen Bandas, Maras, Organizaciones Terroristas, Narcotraficantes y Narco Bandas que escalan y Narco Maras puras, por ejemplo, en la Venezuela Chavista que avala el descontrol con el predominio de la Anomia en corte transversal.


Cárcel de Uribana, conocida como "El Coliseo".


Lugar en el que los prisioneros se agrupan en círculo rodeando a dos combatientes que se debaten el poder y prestigio dentro de la prisión bajo las características más primarias y sangrientas.


"El que gana adquiere respeto, inspira a los demás como un ejemplo. La cuestión es hasta cuándo se va a desarrollar esta actividad. Y por qué los líderes de la cárcel no utilizan la energía para organizar cosas positivas, para que los demás los copien", le dice a BBC Mundo Marianella Sánchez, del OVP.


Por su parte, las favelas en Brasil hacen estragos en sus interiores incendiados y sitiados en la aventura de la Ley del Talión entre agrupaciones Narcos que no conformes con dominar sus territorios van en búsqueda de otros, desatando el macabro juego de los tiros que utiliza a niños como escudos humanos.


Más abajo, una Argentina desbordada. Sin infraestructura. Legalizando el consumo de droga en oposición a la lucha contra el Narcotráfico. Inflada de discursos ceremoniales y pintados del rosita que todos queremos escuchar pero con una práctica siniestra en materia de seguridad.


Las cárceles prostibularias. El manejo de las Bandas desde el encierro.


Sectores cómplices de la policía. Exonerados que solo fueron apartados por sumario y que “ilustran” a los menores en banda que coptan para iniciarse en el Narco Crimen dentro de las dos áreas más destacadas del PBI Argentino: La Provincia de Buenos Aires y Rosario.


“Las favelas” y “Los ninios populares” que firma sin la Ñ arrasan en Rosario. Se desprenden de la miseria y se suman a la sofisticación del delito artesanal comandado por expertos en el crimen. Paradojas de la delincuencia que encierra, equivocadamente, a todos.


Pobreza no siempre es delincuencia. Leer nota El desvío http://soclauraetcharren.blogspot.com/2010/08/el-desvio.html  


Víctimas, algunos de la pobreza. Victimarios otros, de la acumulación de poder que se inicia en las Villas Miserias y que paulatinamente se expande a los grandes Centros Urbanos, alcanza las fronteras hasta lograr la extranjerización.


Todo comienza, en Rosario, al Costado de la Circunvalación.


En donde el paisaje excede la marginalidad de precarias construcciones de ladrillo unas al lado de las otras. Con pilas de basura en los costados y desperdicios de hierros que se mezclan con el agua estancada proclive a las pestes. Allí juegan los niños en su temprana edad. En la aún inocencia mezclada con el desamparo.


Los desarmaderos complementan el panorama y los ténderes de ropa en medio del basural son la muestra de la ignorancia. Del primitivismo globalizado. De la negación por salir de ese costado divisado por los coches que minuto a minuto son testigos de la pobreza funcional.


Largos pasillos. Laberíntico armado de la construcción. Allí, en donde el delito genera la “guerra de pobres contra pobres”. En donde el encuentro del mismo mundo se diferencia cuando las relaciones con el afuera rozan el poder al que se accede en la transa de los códigos que el pobre genuino tiene.


Casillas que son celdas de prostitución y trata de infantes. Cárceles de la miseria como el libro de Loïc Wacquant describe. De armado de Bandas que se desplazan para mostrar, con jactancia, que la miseria es solo una característica que no impide crecer en la cúspide criminal.


Al Costado de la Circunvalación, una de las Villas más grandes del país. La Villa que Binner, “no quiere ver”, porque necesita del pauperismo para permanecer en su cuento del Socialismo.











Guinea Ecuatorial: La Paradoja

2 de noviembre de 2010

Guinea Ecuatorial, entre la riqueza y la pobreza. La apertura al conocimiento de Fernando Gamboa. (Primera Parte)



Cuando las miradas están puestas en lo más inmediato, algunos investigadores buscan más allá para darnos una visión nutrida del mundo que tiene un poder que se malversa a través del dominio internacional de una historia oficial que en realidad contiene un paralelismo marcado por el horror. Tal es así, que en la paradoja, se asienta la historia y actualidad de Guinea Ecuatorial.


Independizada en 1968 y sucumbida en la barbarie de una comercialización de todas las esferas de la vida, se asiste, en Guinea, a una institucionalización de la violencia que no reconoce, formalmente, la comandancia totalitaria del país.


Tras la independencia -12 de octubre de 1968- Macías Nguema – Primer Presidente- llevó adelante un régimen basado en la concentración de poder en su persona hasta producirse la traición en el seno de la misma familia. Macías, fue derrocado por un golpe de estado liderado por su sobrino, el "teniente coronel" Teodoro Obiang Nguema. Quien había sido alcalde de la terrorífica prisión de Black Beach. Macías, insólitamente, fue juzgado y ejecutado, al tiempo que se conformaba un Consejo Supremo Militar presidido por el propio Obiang.


Una Dictadura por otra Dictadura.


El caso, es que en Guinea Ecuatorial convive la historia oficial con la historia que pretende, compulsivamente, ocultarse. Riqueza y Pobreza. Dos dimensiones de una variable compuesta como es la de Situación Económica en términos de metodología de la investigación.


Veamos. El petróleo es el gran motor económico de Guinea Ecuatorial. Su máquina y dinámica de negociación. Lo que lo convierte en un espacio apetecible para las economías interesadas en entablar vínculos y a Guinea, en una caja registradora de acumulación de riqueza que, por “principios”, no se distribuye, llevándose adelante un proceso de dominación social.


Un descubrimiento, el de petróleo, que comienza en la década del '90 y desde entonces no cesa en crecimiento.


El Producto Bruto Interno (PBI) aumentó en más de 5.000%. Y la paradoja antes mencionada, es que el nivel de vida de los habitantes no ha mejorado sustancialmente. Por el contrario, se profundiza la miseria.


Informantes claves indican que mientras el Gobierno gana miles de millones procedentes del petróleo por año, el 60 % de la población vive con menos de un dólar al día. En contrapartida, otro informante, afirma con ahínco que en Guinea Ecuatorial no existe la miseria. Es una difamación.


Sin embargo, algunos datos recogidos y otras imágenes a las que el BLOG pudo acceder, indican que en dicho país, además de radios de pobreza, hay un estado de desintegración social como consecuencia de la violación de Derechos Humanos.


Chozas sin agua potable y electricidad son algunas características de vida de los habitantes de la Isla de Bioko que también se encuentra amenazada por la presencia de pandillas organizadas por las fuerzas de seguridad dominantes que reclutan jóvenes y también, por aquellas bandas que llegan de España para dar lugar al tráfico de personas. En un incesante proceso migratorio, anclan, luego de la brutal coptación, en Cataluña y Madrid.

Ver nota Maras en Cataluña:
http://soclauraetcharren.blogspot.com/2010/07/maras-en-cataluna.html

Guinea: el libro de Fernando Gamboa


Relata, a través del género de novela, la vida en Guinea.


Los guineanos fueron colonia española y al respecto, en una interesante entrevista concedida al periódico español Vanguardia, Gamboa reflexiona: Muchos guineanos, sobre todo los ancianos, echan de menos la colonización y se sienten aún españoles. Desde luego que nosotros no lo hicimos nada bien pero ahora el país está en la ruina. Un abuelito se me acercó un día y me dijo: 'Yo soy español y esto es una mierda. Antes aquí había un cine, un colegio, un hospital, luz eléctrica, alcantarillado.' Es como si ahora hubieran vuelto a la edad de piedra y, encima, en un contexto de corrupción, tiranía y miedo.


http://www.lavanguardia.es/cultura/noticias/20081205/53592457854/muchos-guineanos-sobre-todo-los-ancianos-echan-de-menos-la-colonizacion-unicef-gamboa-guinea-ecuator.html

Guinea aparece entonces como el ensimismamiento de la tragedia de la moral, los valores y el deterioro de una población que no percibe en calidad de vida la recaudación gubernamental. Por el contrario, ni siquiera existe salud pública y los aleatorios detenidos por el ejército y la policía son sometidos a torturas, violaciones y actos aberrantes en los genitales. Todo ello, bajo el velo de un gobierno negador que es visto por Estados Unidos, como amigable.


Continuará.

GOLPES

21 de octubre de 2010

La violencia de género en el mundo. El rol de los medios. La situación en Irán.



“La obra perfecta de la agresividad es conseguir que la víctima admire al verdugo.” Victoria Sau, psicóloga


La violencia de género es una de las variables más constantes en las diferentes sociedades del mundo. Sin importar culto, clase social y economía, hechos de extrema violencia se suceden en la esfera privada. Hechos, algunos, que toman dominio público frente a las denuncias de los damnificados o bien, de algún ser cercano. Violencia cuyas dimensiones pueden ramificarse en psicológica y física, atacando así los patrones de conducta que guiarán el manejo de una familia y/o pareja.


Actos de machismo; competencia; enfermedades congénitas; ortodoxia brutal de la religión y otras circunstancias, lleva a que miles de mujeres sean sometidas a macabras situaciones que marcan, en ese sentido, un estancamiento social. Hechos retrógrados asentados sobre una estructura trágica que modifica una construcción subjetiva que versa entre el miedo y la “adoración” por el golpeador. Una paradoja. Una ambigüedad que se desprende de la legitimación del golpe por enfermedad.


Ver nota en Blog Informes de Medios: http://informesdemedios.blogspot.com/2010/06/deposito-insano.html

Violencia y Medios
De un tiempo a esta parte -producto de la falta de educación y la precariedad intelectual de muchas de las mujeres que intentan formar parte del mundo del espectáculo- el tema de la violencia de género ocupa un lugar central en la TV de la tarde así como de resumen.


Se asiste, ante la liviandad de los protagonistas, a una banalización del golpe que en reiteradas ocasiones termina en muerte. Así lo marcan los estudios realizados al respecto y más recientemente, las noticias que evidencian un estado de descomposición social que necesitan de urgentes intervenciones socio comunitarias. Es que el proceso socio histórico natural de la modernidad trajo aparejado el desarrollo de la mujer por fuera de lo doméstico cambiando así, considerablemente, las formas de percibir el lugar de la misma en el campo laboral y en sus distintos roles.


La discriminación casi innata de los seres humanos y la tendencia voyeur, propia de los cambios en las demandas de consumo, influyen colectivamente hasta recrear una nueva cosmovisión de un hecho que muchas mujeres aún no entienden que es un delito. GOLPEAR.


Violencia es un delito. Y como tal requiere de la aplicación de una sanción. De una pena conforme a la magnitud y al tipo legal que le quepa.


La televisación de imágenes violentas, sean físicas o verbales, en contextos que no precisamente tienen que ver con un “show” o recreación de una situación determinada, no son más que el reflejo de lo que sucede cotidianamente con personas ignotas.


El problema reside no en las imágenes. Tampoco en las historias de vida. Sí en la naturalización del delito por parte de sus personajes bajo el velo de la dulcificación de las palabras después de la golpiza y en la manipulación de algunos medios que buscan, a través del riego del síndrome, un punto más de rating cuando saben que están tratando con enfermos y no con actores que están haciendo una puesta.


Los casos de Sakineh Ashtiani y Nasrin Sotoudeh


Las políticas de Irán son una de las más controversiales en materia de género, ya que hay una lectura y práctica de la religión absolutamente autárquica. “La situación en Irán es de esquizofrenia cultural (…) En Occidente la religión es privada: en el Islam no se de la separación entre poder el poder espiritual y el temporal (…) Espacio público ocupado por la religión (…)” dice el filósofo Darius Shayegan en declaraciones al Diario El País de España. Situación que explica el caso de Sakineh Ashtiani y por otro lado, el de Nasrin Sotoudeh.


Sakineh Ashtiani, fue condenada en el año 2006 a diez años de cárcel, tras haber sido acusada de participar en el asesinato de su marido y a morir por lapidación por "varios adulterios", según las autoridades iraníes. Imputaciones, todas, que ella desmiente.


Su condena movilizó al mundo y una fuerte reacción en la comunidad internacional para tratar de salvarla. Acusada de haber mantenido relaciones extramatrimoniales con un hombre varios años después de la muerte de su marido, Sakineh fue liberada de la lapidación que le esperaba tras la anulación de la misma por parte de las autoridades iraníes. Igualmente, la aplicación de una pena sustitutiva la llevará a la muerte. Se la condenaría, a morir en la horca.


El filósofo francés Bernard-Nenri Lévy comprometido con la causa, reiteradas veces hizo un llamamiento mundial mediante sus escritos para luchar por la vida de Sakineh así como de las otras 11 personas (ocho mujeres y tres hombres) que, en otros corredores de la muerte, esperan para saber si serán lapidadas o no.


El otro caso que tomo estado público es el de la abogada y defensora de los derechos humanos y de la mujer, Nasrin Sotoudeh. Fue detenida por el régimen de Ahmadinejad el 4 de septiembre y ha estado en huelga de hambre desde el 24 de ese mes. No le permiten comunicarse con su familia y su abogado.


Se violan, sistemáticamente, todos los derechos. Fundamentalmente, el derecho a la vida.


Existe, en Irán, una fuerte acumulación de poder y una necesidad de coptar aún más, “ya que el poder es injusto cuando no nos pertenece.”

Por violencia de género, se degeneran sociedades.






Entrevista: Los Carteles de la droga en Argentina

18 de octubre de 2010

El fenómeno de las tan temidas “Maras” –pandillas- centroamericanas que en Argentina se conocen a través del cine o de las series de televisión norteamericana que se retransmiten aquí, son vistas quizá como algo ajeno aún; un fenómeno que horroriza a las sociedades donde ya actúan, pero en la realidad cotidiana de esa inseguridad existente, pero redimensionada por la televisión nacional, las “Maras” como fenómeno nacional argentino se encuentran en estado embrionario, siguen creciendo y buscando la identidad que los caracterice mientras que muy pocos advierten acerca de este peligro social.



La llamada “Mara Salvatrucha” es una pandilla nacida en los barrios latinos de Los Ángeles y proviene de la contracción de “marabunta” –las hormigas que atacan rápidamente y en grupo- mientras que “Salvatrucha” se toma como una mezcla de salvadoreño y “trucha”, el pez difícil de alcanzar por su rapidez de movimiento. La Salvatrucha es precisamente la génesis de las “maras”, fenómeno que existe desde Canadá hasta Panamá, y que hoy busca formas de expandirse hacia territorio sudamericano.


Acerca de este tema y abordado con la mayor profundidad dentro de los límites posibles, en el programa Radioterapia emitido la tarde del pasado viernes 1º de octubre por Arinfo Radio (www.arinfo.com.ar), la socióloga Laura Etcharren dialogó con nosotros acerca de este fenómeno. Su incidencia, los factores que hacen posible el desembarco de esta subcultura urbana y sobre todo, sus efectos que ya están a la vista, sólo que las policías se rehúsan a detectarlos, fueron temas en los que Laura se explayó ampliamente en la charla.


¿Qué es, cómo podemos explicar el fenómeno “mara”? ¿Qué son la banda, la pandilla y la mara?
Son tres instancias diferentes, ya que hay un proceso de transición hasta llegar a conformar una mara propiamente dicha. Lo que tenemos que aclarar es que hoy por hoy la palabra “mara” se estandarizó, entonces llamamos mara a una banda, a una pandilla o a una tribu urbana y no es así. Obviamente que hay diferentes análisis y diferentes miradas que no tienen que ver con la mirada que yo tengo. El tema aquí es que se empieza siendo una pandilla, un grupo de chicos que buscan un sentimiento de pertenencia para con algo o con alguien, todos sabemos que en Sociología la conformación de grupos tiene mucho qué ver para crear lazos de solidaridad, para encontrar todo ese poder que individualmente no se tiene y entonces se busca en el grupo. Así se comienza. El tema no es la pandilla, sino lo que está afuera, los grupos de poder político, los de poder económico, los carteles de la droga, el crimen organizado ¿qué es lo que están viendo en la pandilla? ¿Qué es lo que están viendo en los chicos que la integran? ¿Qué características tienen esos chicos? … Chicos que tienen algunos, características propias de la emergencia económica y de la pobreza y la marginalidad y chicos que no, chicos que tienen una estructura de pensamiento más sofisticada, con un bagaje cultural importante, más interesados en avanzar y progresar, pero en la escala del delito. Estos chicos son los que son cooptados por las diferentes organizaciones del poder político o económico, de que les manejan los hilos de un poder que lamentablemente se están manejando hoy por hoy en las fronteras con la anuencia de los gobiernos y de importantes empresarios y grupos económicos relevantes.


Esto ¿se le puede atribuir a la globalización? Porque el fenómeno “mara” tiene su origen en El Salvador y luego tiene sus ramas o su crecimiento en Estados Unidos, ¿no?
Cuando se producen todas las guerras civiles en Centroamérica, muchos de estos chicos emigran hacia México y Estados Unidos, confluyen en las fronteras y se crea toda una estética copiada de los “cholos” y los “pachuchos”, que son pandillas que tienen su origen en las fronteras de México- Estados Unidos.


Pero Laura, aquí cada vez que hay un hecho fuerte de inseguridad se ve y se escucha el típico “hay que irse a otro país” y se habla de Estados Unidos como referente importante pero yo siento que todos estos fenómenos y hechos de violencia provienen justamente de los Estados Unidos y que ningún otro país está a salvo ¿compartes esta visión?
Absolutamente. Hay un mito en torno a Estados Unidos, de que todo es mejor, que la vida es mejor, tal vez la calidad de vida en algunas cosas sea buena, en otras no –como en todos los países- pero lo cierto es que el gran consumo de droga está en Estados Unidos y que las grandes ‘cocinas’ también están ahí, y que el tráfico de drogas también está en Estados Unidos, tanto en lo interno como en lo externo, por eso todo este fenómeno que hablábamos, cuando los chicos son deportados a sus países de origen, algunos se quedan en México y luego vuelven a migrar a sus países de origen, El Salvador, Honduras y Guatemala se vuelven el triángulo norte de las pandillas que luego son cooptados por el crimen organizado y ahí conforman la mara propiamente dicha. Pero también es importante aclarar que una vez que los pandilleros son cooptados para conformar una mara, también es cierto que después se sorprenden, como sucede con los carteles de la droga por ejemplo Los Zetas, que cooptaron pandilleros y formaron una ‘narcomara’ pero después esta se desprendió. O sea que hay tres instancias: los mareros que tienen ganas de seguir ascendiendo en lo que es la escala del crimen organizado y quieren estar en la cúspide de esta pirámide cada vez más poderosa y que se va extendiendo hacia América del Sur.

Esto que ambas están hablando me remite a la imagen de aquella película Scarface de Al Pacino, el tipo que viene de lo peor y llega a una escala económica muy alta, producto de todo esto de las pandillas y la droga ¿se puede asociar con este fenómeno? Porque no creo que todos los maras lleguen a un poder de esas características…
No, porque en realidad los pandilleros nunca van a llegar a ese gran poderío, ese gran imperio de Al Pacino porque para eso están los empresarios y están los políticos, ellos son herramientas, son instrumentos que lógicamente van avanzando en la escala del crimen organizado pero no a ese nivel, porque en ese nivel están los que cooptan.

Yo creo que quien sí va a alcanzar el máximo de poder dentro de la mara, es precisamente aquel que tiene el contacto con las policías o los ejércitos para filtrar a sus chicos en estas fuerzas y viceversa, porque es justamente como crece el poder de las organizaciones
Exactamente. Es el marero o el pandillero en relación directa con las fuerzas de seguridad o ex fuerzas de seguridad el que va a tener un poder mayor al que va a tener el resto. El tema es que Centroamérica se está reorganizando. Funes en El Salvador con esta ley que prohíbe las pandillas, yo estoy de acuerdo más que nada por como se ha sostenido por como, con una cuestión de jactancia, de estoicismo, Funes lleva adelante la aplicación de esta penalización de la conformación de pandillas. Si bien es cierto que las medidas que se tomaron contra las maras en El Salvador, Honduras y Guatemala fallaron hasta el momento, creo que con Funes se marca la diferencia, creo que hay una toma de conciencia de que pandilla no es mara, y que no son chicos emergentes de la pobreza y la marginación; al empezar a ver esta diferencia, con esta penalización; con declararlas ilegales, se está cambiando el escenario. La región empieza a sentir que tiene que tomar medidas, Honduras, Guatemala, Nicaragua no tanto, pero empiezan a sentir que tienen que sostenerla para detenerlo.


A ver Laura, en México hay un término que se utiliza en el combate a la delincuencia que es el “efecto cucaracha”, es decir, fumigas una casa y necesariamente hay que fumigar el vecindario para que no regresen, creo que traído a la realidad creo que esto es lo que está pasando…
Por eso mismo. Evidentemente entre sociólogas coincidimos… de hecho es lo que estoy planteando en la última nota que tan generosamente me han publicado en www.razonesdeser.com que tiene que ver con esta reorganización de la región, un condicionamiento implícito ante las medidas de El Salvador, Honduras, Guatemala y el resto de los países centroamericanos y las maras comienzan a verse cercadas, entonces el tema es a dónde van a migrar… hacia Chile, Uruguay y sobre todo hacia la cúspide de la triangulación latinoamericana que es Argentina.

¿Por qué no Colombia, por qué no Ecuador, Perú o Venezuela que es un país con un grado de violencia superlativo?
Cae justa la pregunta. Porque estos países tienen sus propios fenómenos, sus propias organizaciones; Colombia con la guerrilla, Venezuela también, Brasil con las favelas mientras que Argentina todavía no tiene un fenómeno tan marcado, tan delineado como el de las maras.


¿Todavía no hay algo que le dé identidad, no?
No, existen las tribus urbanas, pero estas tribus urbanas existen con otras características y objetivos desde antes como los ‘emos’ con todo este cliché de desencantamiento del mundo… lo que tiene Argentina es un espacio propicio, es un espacio liberado para la conformación de pandillas, para que esos embriones que fundamentalmente están localizados en la Provincia de Buenos Aires, en lo que es el conurbano, empiecen a crecer con sus características locales y con las características que van a traer estos mareros y que ya de hecho algunos trajeron a la Argentina, con la anuencia de los exonerados de la Policía Bonaerense que ya están generando un “ejército” paralelo de chicos ya armados, de chicos que tienen armas de guerra. Acá el tráfico de armas, el tráfico de personas –más allá de que tengamos al señor Aníbal Fernández que siempre va a decir que no, pero bueno, está bien, está defendiendo su gobierno y su postura y me parece bien, hay cosas que mejoraron- pero bueno, la Provincia de Buenos Aires es totalmente liberada y los exonerados de la Policía Bonaerense hacen lo suyo.

¿Vos dirías que más que en la época de José Luis Cabezas?
Sí, porque creo que Argentina tiene una tendencia a ir empeorando, en lugar de ir mejorando; es distinto, lo que tenemos que tener muy claro es que el delito mutó, cuando lo que yo llamo el Indec de la inseguridad, que sacan todas las estadísticas y dicen que el delito bajó, probablemente pueda haber bajado pero no es esa… hay una tergiversación de número, lo que pasa es que el delito mutó, entonces ya no estamos hablando de hurtos, de robos no, no… estamos hablando de narcotráfico, de falta de radarización, de fronteras permeables y estamos hablando de que los carteles de la droga ya están en Argentina. Lo que pasa es que si nosotros no reconocemos, sino tomamos la alternativa y decimos no hay radarización, tenemos fronteras permeables ya están los carteles… en cualquier momento vamos a tener a las maras con nuestras características.


Yo sigo convencido que a veces los medios y fundamentalmente la televisión, a veces ayudamos a generar un fenómeno incluso que no existe. Yo cuestiono que se le dediquen cinco horas a casos como la muerte, dolorosa, es cierto, de Romina Yan pero que no da como para parar el mundo y hacer stand by, creo que lo primero que tenemos que hacer es reconocer que somos un país necrófilo y nos encanta llorar; hay un lavado de cerebro respecto de muchos temas.
Yo creo que lo que potencia a la televisión es la imagen, por eso la diferencia con la radio, porque ahí no pasa esta cosa tan sistemática. El tema es que Argentina tiene una manera diferente de informar de la europea o de otros países. El periodismo en Argentina no es solamente el que informa, sino el que opina, se pierde un poco la veta del conductor de noticias que tiene que transmitir lo que pasó y no, no lo hace sino que opina; bueno, vemos C5N y lo vemos a (Eduardo) Feinmann que opina todo el tiempo. Lo que sí creo –y no lo veo como algo negativo- es que Argentina tiene una necesidad de construir ídolos que a veces no son de los mejores- el caso de Maradona es el más emblemático o bueno, decís no me gustó Mercedes Sosa o, me parece que Maradona por su pasado, no puede estar dirigiendo una selección…


Yo te aporto mi visión Laura, estoy de acuerdo contigo en que hay sociedades, unas más que otras, que tienen esa necesidad de construir ídolos a partir de caudillos o personajes para seguir modelos; sin embargo veo que a veces solamente se ensalza el lado bueno y no se les ve como humanos con virtudes y defectos, de ahí viene el estar a favor o en contra y, por consiguiente siempre existe un enfrentamiento…
Esto tiene que ver con la pasión argentina. Hay como mucha desmesura, como un exceso, como todo lo que tendría que ser simbólico deja de serlo y a veces trasciende al periodismo mismo; creo que a veces la manifestación de las personas, las manifestaciones de amor, de cariño, de idolatría, exceden al periodismo que lo tiene que mostrar, estamos hablando del caso de la muerte de Romina Yan y lo que le pasó…


A ver, así como los políticos son emergentes de una sociedad, los periodistas también.
Absolutamente, pero el tema de Romina Yan excedió a la prensa misma. Personalmente jamás pensé que se podía crear todo lo que se creó. Voy a confesarlo, a mí no me da vergüenza, se me partió el corazón cuando me enteré lo de esta chica y, vos decías que somos necrófilos y que lloramos y sí, yo lloré…

Pero no se paró tu vida…
Más o menos, pero a ver, también depende de cómo esté uno ese día, y donde de tome la noticia, donde estés posicionado… Cuando falleció Mercedes Sosa, por tomar los ejemplos de los que vos hablabas que son fantásticos, ocurrió eso, cuando falleció Sandro ocurrió igual. Entiendo que van tomando partes de diferentes generaciones y de distintos momentos históricos, tiene que ver mucho con todo eso. Me parece que en el tema de la inseguridad lo que afecta es que se da la misma noticia en cinco canales, cada canal tiene diferente público y están abordados por periodistas que van opinando y metiendo lo propio y después la información termina toda trastrocada pero bueno, vos mismo decías, existe un diagnóstico que indica que hay un estado embrionario de maras en la Argentina que, en El Salvador, están tratando de darle Jaque y que, las maras nos van a venir a dar Jaque Mate a nosotros sino tomamos este diagnóstico que se está dando con distintas miradas. Porque también hay otros especialistas que tienen una mirada distinta a la mía, pero estamos hablando del fenómeno de las maras, las pandillas que no nos son ajenas, si nosotros tomamos conciencia podemos empezar a limpiar, porque también hay que hacer algo con los exonerados de la Policía Bonaerense, porque no es cuestión de apartarlos de las fuerzas y dejarlos ahí, si fueron apartados, es por algo…


¿Qué tanta relación existe entonces entre las fuerzas policiales y los individuos que por ejemplo participan de una salidera, o el que asalta y asesina a su víctima? ¿Qué tiene que ocurrir para que la sociedad empiece a ver que no son fenómenos aislados o individuales, sino que forman parte de algo más grande que tú y yo vemos que ya existe, pero a lo mejor la sociedad no?
Lo que pasa es que tú y yo lo vemos desde adentro… estamos metidas en ver el fenómeno, creo que cuando vamos por la calle estamos mirando con otro ojo nuestra realidad porque nos interesa el tema y porque lo buscamos. Pero a nivel social, se tiene que tomar en consideración que el delito cada vez es más crudo, hay más ensañamiento, hay toda una logística, una estructura de pensamiento de quien delinque, que no es como la de hace diez años.


Se perdieron los códigos…
Exactamente, ese es un proceso que va creciendo de a poco, por eso esta es una Argentina atravesada por la anomia. El gobierno, los diferentes gobiernos –porque esto no llega con los Kirchner- esto viene y viene y viene de hace muchos años pero está creciendo, no sé si subterráneamente pero es que tenemos una gran negación actual, ese es el problema, puesto que la negación hace que los que estudiamos el tema nos pongamos tanto o más enfáticos como los negadores del gobierno y la balanza está como equilibrada y nos hacen el discurso de la sensación de inflación o de sensación de inseguridad, cuando lo que hay es una mutación del delito hacia el narcocrimen.


Daniel y yo hemos tenido debates y hasta discusiones cuando decimos que en comparación con países similares dentro del Continente como Colombia, Venezuela o México, los índices de inseguridad en Argentina son ínfimos. Como mexicana que vivió los últimos años el ascenso de la violencia, yo sí veo detonantes de alarma, actitudes, delitos y señales que preocupan y me pregunto ¿por qué se enojan cuando decimos que volteen hacia otros países, pero no hacia Europa, sino a los que comparten un idioma y realidades parecidas? ¿Crees que se pueda revertir a nivel gobierno?
(Risas) Si seguimos así, no. Creo que hoy podemos ver el tema de México, el tema del triángulo norte pero, en Argentina para el gobierno todo eso parece ser como un espejismo, pero dentro de poco, si seguimos así, América Latina completa, será un espejo, vamos a ser todos lo mismo. Aunque mientras América Central se está tratando de depurar, América del Sur lo que tiene que hacer es que esa depuración llegue… no me tires tu basura y reciclá para que eso no me llegue y si quiere llegar, que las fronteras no sean permeables, que haya radarización y que haya conciencia de que realmente estamos viviendo en un estado de anomia que se agrava cada vez más.


Vos mencionaste Uruguay, y la verdad es que me sorprende que lo hagas porque siempre tuve la impresión de que es un país donde las cosas están mucho más claras, donde la droga te diría que casi no existe y la corrupción policial mucho menos…
A ver, forma parte del triángulo embrionario de América del Sur, Argentina y Chile son los más comprometidos pero, con algunos especialistas que están en Uruguay, hay pequeños brotecitos, muy pequeños y muy aislados en distintos lugares por eso es el que menos comprometido está, pero no olvidemos que es el triángulo y no olvidemos que lo que no se gesta en lo local le puede llegar a los argentinos.


Las penas en Uruguay son duras
Exactamente, pero además me parece que ahora con Mujica las cosas van mejor… hay cosas que no están mal me parece que no busca tanto lo que es políticamente correcto o lo que es tanto funcional

Más progre ¿no?
Mmm… Pero ojo porque el progresismo acá es un verso. Ver que el orden es uno solo y creer que el orden es sinónimo de recorte de la libertad de expresión o el recorte de las libertades individuales o de no dejar hacer es un problema- Una sociedad tiene que tener un orden, una Ley y un límite. Si no tenemos un continente legal, estamos acabados.


Las Policías ¿qué hay que hacer con ellas para lograr que actúen efectivamente en esta situación embrionaria de las maras y que parecería que no lo están tomando tan en serio?
El tema con las policías es complicado, porque tenemos corrupción al interior de la fuerza y repito: el tema de los exonerados.
Depuremos lo que tiene que ver con la policía, pero tratemos de formar y de no crear monstruos pero, lo que pasa es que si tenemos una connivencia del gobierno y de los grandes grupos del poder político y económico y no solamente de este gobierno, sino de otros, ahí nosotros tenemos un problema porque es todo lo mismo: es una cadena.


http://www.razonesdeser.com/vernota.asp?d=7&m=10&a=2010¬aid=75346
Daniel E. Raddi y Nancy Azpilcueta

Haití, anomia y pandillas

7 de octubre de 2010

La tragedia sufrida en Haití tras el terremoto de enero dejó un saldo de 250.000 muertos y a más de un millón de personas en situación de calle.
Hoy, a esa tragedia, debe sumársele la anomia que se vive en los campamentos de refugiados y damnificados.
Últimas informaciones revelan que los campamentos están siendo dominados por pandillas que se dedican a prostituír niños y niñas. Un estado de situación alarmante que es denunciando por diferentes medios y que revela el asentamiento, como forma de "conducción", de la tragedia de la moral y los valores frente a la catástrofe.
Aquí el link de la nota de BBC Mundo.

Desde este espacio, ampliaremos la semana entrante.

Mutación del delito

4 de octubre de 2010

- Preocupación en la región ante la medida tomada por el Gobierno Salvadoreño y fuerte intercambio de información entre los países de la triangulación norte y sus alrededores.

- Los países bucan evitar la penetración de mareros provenientes de El Salvador.

- América Latina debe reforzar medidas y estar alerta.

- Los embriones en la Provincia de Buenos Aires se extienden territorialmente y los exonerados de las Fuerzas de Seguridad están creando organizaciones paralelas de violencia.

IMPORTANTE: El delito mutó hacia el narcotráfico y la organización criminal. El secuestro y posterior asesinato de Matías Berardi son una prueba más de los cambios en la estructura de las nuevas mafias en Argentina y el rango de edades.

Copio link de BBC Mundo en el que se apoya todo el análisis que desde éste espacio se lleva adelante.
http://www.bbc.co.uk/mundo/america_latina/2010/09/100921_exodo_maras1_salvadorenas_cr.shtml

Jaque Mate

28 de septiembre de 2010

Pandillas, Narco Maras y ex Policías: “Los buenos vecinos”. Los efectos de la ilegalidad de Las Maras en El Salvador. Y el INDEC de la inseguridad.


Preliminares


La exacerbación de la violencia y el éxodo de las organizaciones criminales en sus variadas presentaciones alteran el orden social de sus países de origen. Ponen en vilo a Naciones que no tienen en su núcleo poblacional pandillas de las características de la MS13 o M 18 o que transitan, como es el caso del Triángulo Sur (Argentina, Uruguay, Chile), por un estado embrionario.


Existe un reacomodamiento de tales organizaciones que modifica inexorablemente el panorama continental. Fue, haberlas declarado ilegítimas y mantener la decisión más allá del caos ocasionado. Dos instancias claves que condicionan las legislaciones del resto de los países del Triángulo Mara Norte (Guatemala, Honduras) que encontraron, en El Salvador, la base para poder actuar legalmente contra Las Maras.


Lecturas del fenómeno


La primera lectura ante la embestida de las pandillas que tomaron la ciudad de El Salvador, paralizándola prácticamente, fue vista por muchos analistas como un cercamiento al Gobierno. Sin embargo, desde este espacio, sostengo que el rigor de la convicción del Presidente Funes no es más que un jaque mate a Las Maras. Por lo menos, en el país que las vio crecer y desarrollarse. Porque la ilegalidad de las mismas las vuelve vulnerables y de fácil marcado por las fuerzas de seguridad. Entonces, la circulación de ellas así como su proliferación empieza a sentir trabas que van desde lo constitucional hasta lo estructural.


La vía a tomar es la migración. Una migración que ya no es sencilla, puesto que el mundo conoce la existencia de pandillas que luego son coptadas por el Narco para convertirse en verdaderas mafias de poder. El mundo conoce a Las Maras y quienes desean salvaguardar a sus Naciones aplicarán todas las medidas necesarias para frenar la penetración fronteriza.


Análisis de anticipación


El 8 de septiembre se publicó en este Blog, Agenda selectiva. Un material que daba cuenta de todo lo que iba a suceder a partir de una legislación única en cuanto al reconocimiento del Gobierno en decir que Las Maras ya no son las pandillas del maldito simulacro de los chicos en banda. O del cliché bajo el que se amparaban como víctimas de un sistema. La sanción dio cuenta de un estado de situación que necesitaba de un continente legal así como también, psicológico del mandatario y la Asamblea.


Se sentaron las bases de que Pandillas no son Maras.


Así, Las Maras en su relación con el narco crimen buscarían dar un revés porque la consciencia acerca de la difícil movilidad dentro de la región existe desde hace, por lo menos, 5 años.


La tercera vía, es el sur. http://sociedadymedios.blogspot.com/2010/09/agenda-selectiva.html

“Qué bonita vecindad”


A través del tráfico de información y de aquellos miembros que han ingresado a Argentina -cúspide de la triangulación- para inspeccionar el terreno y los métodos contra el delito, encontraron un espacio propicio para su instalación; con jóvenes abiertos a la coptación; con un tráfico de armas de fácil acceso; y una reserva de ex integrantes de las fuerzas de seguridad que operan en un radio de extensa superficie como es la Provincia de Buenos Aires y articulan los brotes, larvas o embriones mafiosos conforme a la legitimidad del silencio o de la inacción de los grandes grupos del poder político y económico.


Conviven, como si fuesen “buenos vecinos”.


Porque así como El Salvador está dando jaque mate a las Maras a pesar de que la lucha continúa y no es sencilla, en Argentina, las pandillas locales potenciadas por las que ya migraron y las que migrarán, pueden dar un jaque mate de dominio a todo el sur que cuenta, entre otras cosas, con las cocinas que ellos necesitan para tener solventada su economía. Y de una falta de radarización que les facilita el trabajo de la transa de mercancía.


El INDEC de la Inseguridad


Así como el INDEC devino en un instituto de números ficticios, irreales y manipulados; la Procuración General de la Corte, que es la que hace las estadísticas como declaró el Ministro de Seguridad Casal a Radio 10, también es un organismo de malversación de números funcionales al Gobierno para calmar la agitación de una sociedad que se encuentra rodeada de delincuencia.


“El primer semestre de 2010, en comparación con 2009, muestra una baja de 3% en general y un 6% en el núcleo duro de la inseguridad". (Fuente: INFOBAE)


Los números parecen ser expresiones de deseo. En todo caso, habría que ver cuáles son los delitos que mermaron y cuáles los que crecieron. Porque los hurtos y arrebatos, en la Argentina de Hamlet, ya son un “juego de niños”.


El delito mutó gravemente. Se dirigió y dirige al Narcotráfico. A la formación de “ejércitos paralelos” para controlar las fronteras y repartir la droga. A la organización de las mafias para dar grandes golpes. El delito no es menor. Estamos frente a grupos delictivos protegidos por importantes economías. Entonces, si estas son las medidas de seguridad que tiene Casal -"Acá hay que trabajar con prevención, más operativos, con menor incidencia, como decimos nosotros, sin armas y sin drogas" (Fuente: INFOBAE)- comprendemos los por qué, del arribo de los carteles de la droga; de ex integrantes de ejércitos de elite. Y de las Maras que observan, que en materia de seguridad, Argentina es una fiesta.

Malabarismo social

14 de septiembre de 2010

Mientras Centroamérica se une para combatir a las Narco Maras, Argentina encabeza el proceso de crecimiento de embriones mareros.



La noticia sobre la penalización de Las Maras en El Salvador ocasionó un fuerte estallido en el universo de las pandillas amparadas en los fracasos gubernamentales. En los intentos frustrados por combatirlas. Planes que solo favorecieron a la proliferación de las mismas, así como a la profundización de un término, como es Maras, ya estandarizado para gran parte de las agrupaciones de chicos jóvenes.

Estado de situación
El debate para lograr que las pandillas sean declaradas ilegales demuestra dos cosas. En primer lugar, los avances en materia de investigación muestran la relación de los Narcos con las Pandillas. Una ecuación que da como resultado el fenómeno Narco Maras. En segundo lugar, se observa el compromiso para con toda una sociedad rehén de aquellas organizaciones que comenzaron siendo menores en materia delictiva y que hoy ya son verdaderos aparatos mafiosos que no solo controlan la urbanidad sino también, la frontera.


El límite de la ley, de la normativa que debe cumplirse, desató así un descontrol al interior de las cárceles. En las calles salvadoreñas. E invitó, implícitamente, a gestarse una unidad centroamericana contra Las Maras.


Colom –Presidente de Guatemala- ya analiza la posibilidad de homologar una ley para combatir a las Pandillas aunque también baraja las frustraciones de planes llevados adelante, como La Ley Antimaras en Honduras. Decisión que se llevó a cabo en un contexto argumental precario y menos contundente.

Porque para hacer efectiva una decisión que modifica el Panorama Callejero y Fronterizo de la Región es necesario ser solvente. Bancar la decisión independientemente del estallido de Las Maras en frente de choque.

Contraofensiva Mara
Funes, ratifica la Ley antipandillas más allá de la semi parálisis ocasionada en el país por integrantes de la MS 13 y la M 18 en repudio a lo sancionado por la Asamblea. Buscan, a través de un dominio del servicio de transporte, los saqueos y otros actos de violencia, que el Presidente salvadoreño de marcha atrás con la contundente medida que es sostenida con firmeza.


También es clara la organización de pandilleros adictos en centros de rehabilitación; a través del tráfico de información en internet y todos los instrumentos proporcionados por la globalización. Es decir, la lucha trascendió el campo simbólico para asentarse en un campo de acción que combina la naturaleza violenta de Las Maras para dominar los hilos del poder con una estampida caótica para interceder, desde la coacción, en la legislación.


Trascendencia embrionaria
Mientras tanto, en Argentina, la crisis se agudiza. La inseguridad es la vedette que encabeza la escena cotidiana. La marquesina de los medios de comunicación. Aunque las noticias sobre lo que sucede en El Salvador, prácticamente, han sido declaradas inexistentes en la sección internacional de varios periódicos nacionales. Lo cual, es un indicador de abulia. Sobre todo, cuando el alerta ya ha sido lanzado por diferentes especialistas que marcan el avance de pandillas sofisticadas.


Es grave la no información y la desinformación, cuando la realidad está atravesada por la brutalidad del crimen organizado. Cuando el crecimiento cuantitativo del delito crece mes tras mes, ya que la ausencia de medidas invita al desarrollo interior de los grupos pandilleros armados. Aquellos que han optado por la vía de la trascendencia embrionaria. Que son provistos, por exonerados de las fuerzas de seguridad, de armas de guerra.


Que se nutren de la importación de mareros que traen un bagaje de barbarie a nivel cualitativo que los ubica en un rango superior al local y que por ende, pueden sentar las bases de dominio para que las pandillas en crecimiento dejen su estado larval y pasen a ser Narco Maras que centroamericanizarán una Argentina al límite.


Porque con planes que nadie conoce y silencios estremecedores, se juega, hasta la humillación y subestimación, al malabarismo social.

Agenda selectiva

8 de septiembre de 2010


Los efectos que las medidas tomadas en el Congreso Salvadoreño sobre las Maras pueden tener sobre Argentina. Más, exclusión de pobreza e inseguridad de la agenda política.



Las últimas noticias sobre Las Maras en Centroamérica condicionan, inexorablemente, todo el panorama de América y el mundo.


La decisión -tras un largo período de debate de la Asamblea de El Salvador- de declarar ilegales a las Maras, es el avance más concreto hasta el momento en materia de paulatina erradicación del fenómeno en el país. http://www.laprensagrafica.com/el-salvador/politica/139789-hasta-10-anos-de-carcel-por-integrar-pandillas.html

Un continente legal que las declara ilegítimas y que pena la nueva conformación de dichas organizaciones delictivas, ya que América Central ha comenzado a internalizar la estrecha relación de las Pandillas con el crimen organizado y Narcos para conformar Las Maras propiamente dichas.


Ahora bien, la legislación que repercute en el Triángulo Mara Norte para dar un espacio de futura situación de tranquilidad produce un efecto, sin quererlo, contrario en el Triángulo Embrionario Latinoamericano. Eso se debe a que el hemisferio sur se ha convertido en un territorio de tránsito, tráfico y asentamiento de individuos y agrupaciones que ya no pueden operar en sus países de orígenes.


Así es como la falta de políticas de seguridad y la ausencia de los problemas más urgentes en la agenda gubernamental Argentina, han convertido a nuestra Nación en la punta principal del Triángulo. De hecho, es la inseguridad la que marca el ritmo de la sociedad. La que condiciona nuestras formas de actuar, pensar y sentir. Nuestra construcción subjetiva.


La que modela nuestro campo de acción cada vez más limitado por el miedo. Es decir, se maneja una agenda selectiva que excluye a la pobreza y a la inseguridad porque mientras ambas variables existan, la mirada social estará puesta y ocupada en sobrevivir. Y menos atenta a manejos que nos convierten en un país retardatario.


La mafia del narcotráfico supo coptar pandilleros para crear Maras, así como los carteles de la droga ingresaron a nuestro país para sumarse a una localidad frenética que se siente en diferentes sectores sociales. Que se muestra crudamente en la lucha de bandas en la “defensa” de los barrios.


La pelea por cuadras delimitadas por los mismos individuos que encontraron en la pandilla un lugar de pertenecía. Una pertenencia que con el correr del tiempo, los más osados y ávidos de poder, dejarán. Querrán ser parte de la línea pesada del delito. De la frontera. Participar de los hilos sociales del poder manejados por los grandes grupos del poder político y económico.


Se refugiarán bajo el ala de los exonerados de la Federal y la Bonaerense. Se alinearán con Las Maras importadas que ya son parte de los círculos delictivos argentinos concentrados en el Conurbano Bonaerense y en el Norte del País.


Combinarán las prácticas locales con las aprendidas.


Porque en la Argentina de Hamlet, o bien bárbara y hobbesiana, la ley se presenta en forma de criminalidad. No se previene y tampoco se sanciona. No se previene la creciente formación de embriones de Maras y tampoco se sanciona o se legisla porque todo lo que indica orden es sinónimo de recorte de libertades.


No se crean, ni desde el gobierno ni la oposición, planes de seguridad que eviten terminar en una explosión como la Centroamericana.

Una Centroamérica que tuvo que llegar a su punto sangriento más álgido para tomar conciencia y medidas.
 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS