Los antiblogs

Horacio González y Marcelo Birmajer.
Críticas reflexivas y resentidas alrededor de uno de los formatos de internet: los blogs.
El submundo internet
De un tiempo a esta parte, internet se ha convertido en un auge indiscutido.
El mundo digital ha pasado a ser el epicentro de la información al instante en el que se encuentra de todo. Incluso, hasta pone de manifiesto una alternativa de vida de consumo de sus navegantes mediante sitios de venta.
A lo que debe sumársele, todas las noticias vinculadas a las diversas esferas de la vida en un espacio que llama la atención.
Un medio que no deja de sorprender y que se agiorna cotidianamente. Un submundo dentro del mundo que suele ser criticado o bien, ponderado.
Es decir, como todo medio de comunicación, internet no queda exento a la tendencia sostenida de ser intelectualizado por algunos representantes de la cultura que buscan sobresalir con sus criterios, imponiéndose por sobre el consumo y la elección popular.
Tanto es así, que el 22 de diciembre de 2007, en el suplemento cultural de Clarín, Ñ, algunos intelectuales se tomaron el trabajo de escribir acerca de uno de los tantos formatos que internet brinda a sus visitantes: Los Blogs.
Las críticas fueron expuestas por Horacio González y Marcelo Birmajer.
No obstante, las respuestas no tardaron en llegar. Tal es así, que el diario Perfil publicó una interesante nota de Quintín al respecto que invita a que el 22 de diciembre sea el Día Internacional del Blog. (http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0221/articulo.php?art=4915&ed=0221)
La alfombra roja de Ñ
Si algo caracteriza a la revista cultural de Clarín es la diversidad en cuanto a los temas a tratar. Un espacio gráfico multidisciplinario rico en contenidos que refleja, no solo las nuevas formas de composición de la cultura, sino también, las más tradicionales. Aquellas que son rescatadas por intelectuales que se resisten a otro tipo de fuentes que no sean las literarias.
Diversas formas de actuar, pensar y sentir que reflejan la construcción de la subjetividad de las nuevas y otroras tendencias en materia de arte, literatura, medios y revelaciones estéticas.
Una revista distinta, que a veces, pretende inducir el pensamiento de sus lectores con entrevistas a sujetos premeditadamente contra hegemónicos, tendiéndoles, alfombra roja.
La mirada reflexiva (El blog no tiene futuro)
Uno de los sociólogos más reconocidos e interesantes del mundo académico. Exponente de la cultura argentina, Horacio González transita los pasillos de la Facultad de Ciencias Sociales imponiendo respeto y sabiduría por el simple y complejo hecho de ser quien es.
Interesado por la construcción de los sujetos colectivos más que por la sociología en sí misma, marca tendencia a través del dictado de clases absolutamente desestructuradas que bien pueden plantearse, si el alumnado así lo dispone, en charlas de café.
Accesible al momento de mantener un diálogo y generoso en la transmisión de su vasto y exquisito conocimiento, es incapaz de llevar adelante un cuestionario que pueda poner en apuros a su interlocutor.
Sin duda alguna, el actual director de la Biblioteca Nacional es un libre pensador que tal vez, sin proponérselo, moviliza conciencias y despierta el interés del saber. Bucear por la literatura y plasmar en la ensayística la interpretación de las grandes obras, como ser, las de Ezequiel Martínez Estrada.
Sin embargo, en algunos aspectos se resiste a la evolución que la modernidad, conjuntamente con la globalización, han creado. Situaciones, modos y métodos de divulgación que han sido legitimados por una sociedad de consumo que encontró en ellos funcionalidad y practicidad no solo para informarse sino también, para expresarse.
De hecho, en un artículo publicado en la Revista Ñ, el sociólogo se expresa contra los blogs y dice que los mismos no tienen futuro. Evidentemente, percibe el fracaso del papel como consecuencia del desarrollo de la informática a gran escala.
En su imaginario, la dialéctica del libro con lo digital, parece no tener cabida. Separa estas dos formas de lectura y expresión, denostando a la segunda como si fuese un método abortivo de la cultura del saber.
Es decir, en su estructura de pensamiento, González diluye todo tipo de sofisticación de la modernidad mediante la exaltación de lo tradicional. No reconoce que el blog, es una manera de expresión de estética sencilla en la cual, lo que prima, es lo que se plasma con la palabra.
No es una página web, tampoco un portal y muchos menos un diario digital.
Es, simplemente, un escritorio con fondo blanco o de color, que transmite ideas, novedades y análisis con pocos accesorios artísticos.
“La era del blog ha disuelto la distancia entre el texto y quien lo escribe”. Así expresó el investigador.
Ahora bien ¿Quién determina que deba existir esa distancia? Porque de hecho, si existen los blogs es porque existen lectores que los leen y escritores o informantes que no buscan experimentar el sentimiento de distancia.
Además, detrás de un blog existe un trabajo que no es ni más ni menos meritorio que el de la creación de un libro. Solamente, es distinto.
“(…) disentería verbal que se confunde fácilmente con libertad”. En este punto la visión, puede ser irreprochable. No obstante, también es cierto que la confusión que existe alrededor de la palabra libertad no puede limitarse a la presencia de los blogs. De limitarla, se estaría cayendo en una trágica banalización que pondría en jaque, al mejor estilo de Maquiavelo, la moral y los valores.
Es más, existen textos que se encuentran en periódicos y revistas que gozan de absoluta vulgaridad pero que no son cuestionados por pertenecer a importantes grupos económicos o bien, por estar dentro de grandes editoriales.
La divulgación de escritos cargados de incoherencias y lenguaje “indecoroso” como excusa de libertad es masiva.
Igualmente, y más allá de las diferencias con respecto al tema, la mirada del sociólogo Horacio González siempre es enriquecedora porque entre otras cosas, es el portavoz de las diferentes construcciones de sentido que deambulan por esta sociedad moderna y contemporánea que goza, además, de distintas formas de actuar, pensar y sentir.
El rencor de Birmajer (Contra la blogalización)
La visión de Marcelo Birmajer dista, en materia de pureza, de la de Horacio González.
Se presenta, ante todo, con conceptos rencorosos que lejos de realizar un aporte evidencian las falencias de un escritor que notablemente, también está en contra del sistema al que deben ajustarse los escritos.
Líneas editoriales, correctores y un sinfín de instancias que revelan su malestar.
Porque sin quererlo, boicotea su propio campo, el del escritor.
En sus brutales y patéticos cuestionamientos hacia los blogs, Birmajer, en referencia a quienes construyen tales espacios dice: “(…) no debe afrontar los rigores de editores y correctores. No debe preocuparse por si al público le interesan o no sus reflexiones ni por si los críticos las elogiarán o aniquilarán”.
Una manifestación rica en contradicciones. Porque para sostener que los blogs gozan de impunidad argumentativa y de nulo sometimiento a las apreciaciones de los lectores, él, como escritor, les dedica bastante tiempo.
Les dedica, una amplia página en la que en realidad, el resentimiento, tiene más que ver con él que con los constructores virtuales. Un frustrado intento de defenestración de un género que nada tiene que ver con el papel.
Una columna que adolece de la densidad reflexiva de González y que abunda en tristes expresiones primarias que buscan abrir una polémica caduca acerca de una nueva forma de comunicación.
Cierre aislado y perimetral
Horacio González con sus opiniones de cierta futurología y Marcelo Birmajer con su editorial de génesis relativista, invitan a hacer un cierre ciertamente evaluativo, dado que un artículo sobre el tema de los blogs puede ser interpretado como una expresión aislada de reacción ante las nuevas formas de expresión que no se comprenden.
En cambio, dos artículos ya representan una versión rencorosa y perimetral hacia todos aquellos individuos o grupos de personas que plasman sus ideas, fotos y demás en los repudiados espacios.

Entradas populares