Recordatorio a Rodolfo Walsh

A 30 años de su muerte se lo recuerda desde el blog y a través de su figura se analiza la importancia de la libertad en el campo periodístico.
A lo largo de la historia, los contextos político-sociales han ido determinando las diversas formas de concebir y mostrar el arte.
La literatura al igual que la pintura, constituyen dos formas de expresión artística que se han visto confinadas a las etapas por las cuales atraviesa el artista y al medio social en el cual se haya inserto.
Tanto es así, que la sociología como disciplina y en especial, la sociología del arte, nos permite poner en correlación la obra y el medio en el que se produce.
Es decir, conocer la relación que se establece entre el arte y la sociedad.
Pensar el arte desde la sociología implica pues, considerar un campo de tensiones, en el cual se disputan valores materiales y simbólicos.
De este modo, comprender globalmente la estructura del campo artístico y las obras que en él se realizan, es una tarea fundamental para el investigador.
Razón por la cual, el campo intelectual permite considerar el campo artístico como un sistema de relaciones que incluye obras, instituciones mediadoras y agentes determinados por su posición de pertenencia dentro del campo.
Aquellas que son irreductibles a sus propiedades intrínsecas. Entonces observamos como el arte y la cultura, se presentan como dos categorías sumamente relacionadas que, entablan vínculos con las demás esferas de la vida.
Porque el arte es inseparable de la realidad social, económica, política y cultural de los diversos países.
Actualmente el arte desempeña un rol fundamental no solo en lo que respecta a la reconexión de la sociedad, sino también, en lo que hace a la reorganización del tejido social deshecho por la mercantilización de las relaciones y por la violencia.
El arte es producto de la imaginación creadora, pero a su vez es problematizadora de lo real, de los acontecimientos que ocurren en una sociedad.
Se produce una combinación entre lo subjetivo y lo objetivo en el mundo de la literatura y la pintura; es por ello que podemos preguntarnos:
¿Por qué el hombre realiza cultura?
La respuesta la encontramos en la búsqueda que realiza el ser humano.
Esto es, el hombre realiza la cultura porque en ella conquista un fin que considera valioso, por un lado, porque se transmitirá de generación en generación y por otro lado, porque el valor es el contenido de la cultura.
Algo que el hombre busca, anhela y pretende conquistar en su tarea.
El Rol Del Periodista en Momentos de Conflicto Social
Entre los años 1955 y 1977, encontramos la función del periodista como intelectual.Hay una conversión del papel del periodista.
Sobre todo, de aquellos que entran en escena con un discurso contra hegemónico. Periodistas que intentaban, desde el campo intelectual, producir una “verdad” que no reprodujera el orden social establecido. Rodolfo Walsh fue uno de esos y lo hizo desde la literatura y el periodismo en los años de las dictaduras militares (1955-1977, año de su asesinato).
A partir de ello se comprende como en momentos no democráticos el poder político como campo externo al campo intelectual, infiere en el imponiendo lo aceptable y lo no.
Lo que se puede y no se puede decir. Fundamentalmente, el periodismo es esencial para la reproducción y la legitimación de la realidad social. Realidad que viene dada desde la clase hegemónica, clase que detenta el poder político y económico y que en años dictatoriales su poder ha sido sostenido gracias a tener el monopolio de la fuerza física y simbólica.
El uso que ha hecho el poder del periodismo es funcional para crear una cultura hegemónica.
Las formas que adquirió el periodismo en esas épocas han sido diversas y la fuerza del periodista depende del lugar que ocupe dentro del campo periodístico.
Aunque también, del contexto histórico en el que se plantee.
En síntesis, el lugar que ocupa el periodista dentro del campo está determinado por su capital específico, en relación a lo que está establecido como hegemónico.
Esto último se define a partir de la coyuntura específica.
Para poder ocupar otro lugar es necesario que se planteen las luchas dentro y fuera de los campos; luchas que responden a una necesidad de redefinir lo que está en juego.
Cierre artístico
El arte (en cualquiera de sus manifestaciones) tiene un impacto social.
Se reconoce la importancia del arte en las distintas esferas de la vida para la creación de subjetividades. Porque el arte es un sistema que nos permite entrar en el mundo, conocer acerca de él y expresarnos.
Esa relación entre la historia y la subjetividad del artista es la que media la relación entre el artista y su público, entre la realidad social y la subjetividad de los individuos.
Definitivamente, desempeña un papel social.
Y la subjetividad del artista expresada en sus obras da vida a ello. De esta manera, la creación del género literario (Periodismo ficcional) le sirvió a Walsh para denunciar y relatar todos y cada uno de los hechos que iban sucediendo en la Argentina dictatorial.
Frente al recorte de la libertad de expresión, se presentó como figura reveladora del campo intelectual argentino.
Rodolfo Walsh, un hombre sobre el cual, mucho se ha hablado y escrito.
Aquel que constamente, buscó la forma de repudiar la realidad que le tocaba vivir.
Su principal modo, fue la reivindicación de la literatura como forma de expresión y catarsis.

Entradas populares