La Argentina del abuso


Una vez más, la sociedad argentina asiste a la Argentina del revés.
Indudablemente, lo sucedido ayer en la Cámara de Diputados es la fiel representación de un estado de anomia que demuestra la inseguridad jurídica en la que vivimos.
La mayoría de los diputados atentó contra la democracia en el marco de un gobierno supuestamente democrático.
El voto de gran cantidad de personas fue anulado por una decisión arbitraria que deja a los argentinos, una vez más, en un lugar de clara inferioridad. Una inferioridad que va desde la simplicidad hasta la complejidad resolutiva de los hechos.
Se recorta la libertad de expresión y ahora se recorta también, la libertad de sufragar por el candidato que se desee.
Porque al señor Luís Patti se lo votó, pero luego y a través de un sinfín de trabas absurdas que llevaron su elección al Congreso, se decidió no dejarlo asumir como lo que fue electo; diputado.
Argentina se ha convertido en el reino del revés y bajo la bandera de la defensa de los derechos humanos lo único que se ha logrado, es trillarlos y bastardearlos.
Queda claro que esta Argentina no está siendo conducida hacia el lugar que pretenden hacernos creer, el de la libertad y la seguridad.
No hay nada más que decir al respecto.
Lo único, nunca más apropiada la frase de Bertolt Brecht extraída de su libro “La excepción y la regla”
“(…)Y sin embargo les rogamos: Consideren extraño lo que no lo es. Tomen por inexplicable lo habitual. Siéntanse perplejos ante lo cotidiano. Traten de hallar un remedio contra el abuso. Pero no olviden que la regla es el abuso.”


Entradas populares